miércoles, 6 de mayo de 2020

SOLEDAD AMADA.

Como madre cariñosa, soledad muestra su semblante. Siento su arrullo en las mil noches de dolor, amorosa me escucha y bendice. Entonces, mi amiga me lleva al camino de desaprender, la vuelta a casa donde el consuelo del alma está dispuesto. 
Las ilusiones destrozan sin piedad, oprimen al corazón hasta verlo inerte y después, lo cercan con las sombras de la amargura. Solo soledad puede devolverle las alas, alzar su ímpetu y dejarlo al sol de la esperanza. La esperanza de la paz.
Y mientras llega, las lágrimas fugitivas desaguan el alma; queda mucho desconsuelo y el alivio blando y dulce se me antoja un ángel imposible. No hay luz ahora, solo el pesar de los sueños rotos que fatigan mi cabeza, que muerden mi pecho agotado de sobrevivir. Quiero dormir las horas de desventura y que soledad me acoja benigna, materna, dulce...Inmensa. 
Corazón crédulo frente al erial de la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diviértete en Casa Encantada y déjame tu comentario. Aquí hay un sitio para ti, quédate.