jueves, 18 de febrero de 2021

EL SOL


Esta mañana nos visita el sol, se extiende por los contornos de esta tierra color de la piel en verano, cuando los pies crujen sobre la arena caliente. El viento es tranquilo y delante de los ojos, escaparates de flores se muestran sin pudor. Es la vida en el campo, la que cabe en los cuerpos que saben esperar mientras el frío extiende su aliento.

Un lecho de hierba crece junto al arroyo, lento y en paz transcurre como el tiempo, solo que aquí, el tiempo se ha yuxtapuesto. Por la noche, la luna aúlla entre los juncos, cargada de nostalgias y amores que ya a nadie importan.

El cielo azul abre su cremallera por la que asoman nubes propias de enamorados. Son antiguas, están ahí desde antes de que yo naciese y estarán mientras haya hombros dispuestos a cargar con esta herencia.

Vuelvo al camino, al otro lado de la casa la siembra se aprieta a la tierra hasta saldar su deuda llegada la primavera.  Mientras tanto, esperaremos al sol que hiere las heladas y pone voz al silencio con el vuelo de las abejas. El invierno envejece, Andalucía despierta.

domingo, 14 de febrero de 2021

¡MUCHAS GRACIAS!

 

Nochebuena de 2020, había salido por la mañana unas horas y al regresar a casa me encuentro con un paquete de regalo envuelto en un bonito lazo rojo. No podía ni imaginar la sorpresa que aguardaba en su interior. ¡Regalos con la imagen de Casa  Encantada! Pero... ¿Cómo era posible? ¿Tanto cariño despertaban mis personajes? 

Sinceramente,  me quedé sin habla: Una bolsa para la compra,  una mochila y una botellita para agua aparecieron frente a mis ojos como salidas de uno de mis cuentos. Ahí estaban, como si de un momento a otro la lagartija Matilda fuera a salir de la mochila, como si el mago Pirú hubiera hecho magia. La magia de los cuentos. 

Gracias, Yasmina Pino por este regalo tan maravilloso,  sin duda la sorpresa más bonita que me han dado desde que escribo.  Haz extensible mi agradecimiento a todas las personas que lo han hecho posible, por favor. Siento haber tardado tanto en publicar mi agradecimiento,  pero quería hacer unas fotos que hicieran justicia a este hermoso regalo. Un millón de gracias,  fue un día muy feliz.







lunes, 8 de febrero de 2021

FESTÍN DE INVIERNO

 

Un cielo gris metal se extiende sobre la existencia, doblando árboles raquíticos encogidos de frío. Es un color que invita a arrellanarse en los recuerdos, a arrojar el corazón por encima de los días. Lejos, tan lejos como alcance el vuelo de una golondrina.

Colores así emergen de la poderosa Naturaleza para recordarnos que no somos inmunes al temblor de las emociones, que somos arcilla en manos de la risa o del llanto. ¿Quién quiere llorar en esta tierra? Nadie, sabiendo que la arena ardiente espera al otro lado del calendario, cuando el sol devora las horas con la misma avidez que el amor consume a los enamorados. No, nadie llora aquí.

Cierro la ventana, las nubes están a punto de estallar, acarician con su panza la cresta de las sierras y penetran en la maleza descargando su tinta que dibuja ocres, topacios y verdes. Aún resiste la inocencia en este paisaje tupido de años, vibrante de sensibilidad que juega a colorear esta tarde de luces vendadas, de humedad... De este insólito festín de invierno iluminado tan solo por mis letras. Mis pobres letras.

Muchas gracias a Josefa Ortega Peña por la bonita fotografía.  Gracias por despertar mi creatividad 😘

domingo, 17 de enero de 2021

EVOCACIONES

Volverán los días largos y la sed a la boca, los pasos bajo la sombra y los cabellos revueltos en anarquía perfecta. El sempiterno abanico que baila en la mano a las horas del fuego y las pecas bajo los ojos arrugados de sol. 

Volverá el verano, paraíso del insomne que estrella los suspiros contra las horas y saca de la noche letras para sus lectores.  Y el día,  bajo los árboles, deja descansar la piel que el sol cubrió de claveles rojos. 

Vale la pena esperar las estaciones si al final están los sueños bajo un sombrero, en los campos tranquilos de julio, con el alma en las hojas encendidas de vida. En este lugar, al nervioso viento que se cuela entre las flores y estira su olor en mi particular paraíso. 

Volverá el verano, feroz, resplandeciente, con mañanas de cielos aguamarina que se derraman sobre el muro de calor de una Andalucía dormida al son de los insectos. 

Volverá,  lo sé y lo espero.

Pepa Gómez.

viernes, 1 de enero de 2021

GRACIAS. 9550 visitas en diciembre.

 

Cerrar el mes de diciembre con 9550 visitas ha sido todo un logro,  es cerrar un año intenso en la casa mágica. Muchas gracias a todos los que lo hacéis posible desde tantos puntos del mundo, gracias a todos los amigos que día a día pasáis un ratito en Casa Encantada,  vuestra casa. 
Gracias México,  Guatemala, Estados Unidos, Ecuador,  Emiratos Árabes,  Suecia, Hong Kong, Canadá, República Dominicana... Y gracias España. Seguro que me olvido de alguien, ruego disculpéis. Os espero durante el 2021 para seguir pasando muchos ratos divertidos con Plumillas, Pirú,  el Gambigrupo y tantos personajes que dan vida a este lugar. Nos quedan muchas aventuras y empiezan... ¡YA! 


jueves, 31 de diciembre de 2020

FELIZ AÑO 2021

Queridos amigos de Casa Encantada, dejamos un año que no ha sido como esperábamos, pero que nos ha enseñado a valorar más que nunca la vida. Que el 2021 venga cargado de esperanza, de cariño, de cercanía y que por fin, sea el año de los abrazos. Feliz año nuevo a todos los que habitais la casa mágica, os espero para seguir compartiendo aventuras con nuestros personajes favoritos. 

De parte de don Leonardo, el mago Pirú, Plumillas, Matilda, Bizcocho, la seño Yolanda, la boti Teresa, Smaugui, Blasito, Benito, doña Sinforosa y sus amigos, los chicos del Gambigrupo y por supuesto Gambita y Pepa, muy FELIZ 2021.



miércoles, 23 de diciembre de 2020

Una Navidad en la Charca. Ayudando a la magia

Había llegado Navidad, no había fecha en el calendario que gustara más a Pepa Jones y a su gato Gambita y si además, podía pasar esos días en la Charca de los patos, mucho mejor.
Se había levantado muy temprano porque quería acompañar al abuelo José a poner unos adornos navideños en el indicador que llevaba hasta El Tejar. La niebla era tan espesa que no dejaba ver a más de un metro, las perlitas de agua que flotaban en el ambiente, se quedaban trabadas en el pelo y en la ropa y Gambita parecía una guirnalda, brillante por la cantidad de bolitas transparentes que descansaban en su brillante pelaje. 
Hacía mucho frío así que se dieron prisa en colocar todo y volver, pero en ese momento, se oyeron unos graznidos que llegaban desde la charca.

- Abuelito, ¿oyes? ¡Son los patos! - Dijo Pepa Jones cogiendo del brazo a su abuelo-
- Sí, el tío Clemente debe haber abierto para que vayan al agua. Con esta niebla no vemos nada.
- ¡Qué rollo, me encanta verlos cuando salen! 

Caminaban hasta El Tejar cuando Pepa se agachó para coger a Gambita en brazos.

- Abuelito, por favor: ¿Te puedes llevar a Gambi a casa? Es que le prometí al tío Diego y a la tía Angelines que iría a ver su nuevo gatito, uno de angora que parece una bola de nieve. Me han invitado a desayunar.
- Bueno pues si es así, yo me llevo a este pillastre y te veo en un rato. ¿Y tus amigos? ¿Van a venir?
- Sí, sí. Sobre las diez me dijeron. Se quedan aquí, como ya hablamos.
- Estupendo, hay que bañar a Tejo y ni Dimas ni yo nos damos maña.

Se despidieron y a eso de las diez y media, El tejar se llenaba de risas infantiles: Patricia, Julián y Estrella aterrizaban puntuales para decorar la casa y pasar el día enredando con el gato y con el zorro.
Tejo se había adaptado bien a su nueva casa, pero claro..., un zorro donde había gallinas siempre era complicado. Dimas se negaba a bañarlo así que decidieron que los niños tendrían que turnarse y ser ellos quienes acicalaran y cuidaran de que el animal no se metiera en líos.
El abuelo José les había traído un árbol gigante para decorar y había bajado del altillo todos los adornos y el Belén. A eso de media mañana, los niños tenían ya todo terminado y decidieron bañar a Tejo. Julián le había comprado un suavizante especial para el pelo, así que prepararon una tina con agua calentita y fueron a despertar al zorro que dormía en su cama junto a Gambita.

Tejo estuvo encantado de despertar, pero no tanto de que lo bañaran, así que aprovechando un descuido, de un salto se salió del agua y fue directo al árbol que acabó rodando por el suelo. A la fiesta se unió Gambita que viendo las bolas de colores rodar se puso como loco, tirando por los aires los adornos y corriendo tras ellos. Al principio los niños se asustaron, pero viendo la que habían armado les dio por reír y decidieron unirse al despiporre. Cogieron los espumillones y se los pusieron por el cuello mientras cantaban "ya llegó la Navidad con olor a mazapán".
De repente, la puerta se abrió y apareció el abuelo con Dimas que viendo el desaguisado se llevaron las manos a la cabeza.

- ¡Pero bueno! ¿Se puede saber qué ha pasado aquí? - Preguntó el abuelo José sorprendido-
- Ya te lo digo yo, José. ¡Ha estallado la guerra! ¿Os parece bonito? ¡Mirad cómo habéis puesto el salón! José, los Reyes Magos tienen que saber esto.

Los niños se quedaron paralizados. ¡No podían enterarse! Ahora sí que la habían liado buena, nunca habían visto tan enfadados a Dimas y al abuelo José.

- ¡Perdón! Ha sido culpa mía - Dijo Pepa quitándose el espumillón que tenía en la cabeza-
- ¡No, no, ha sido mía! - Protestó Julián-
- ¡No les haga caso, José! - Fui yo que intenté meter a Gambita en el agua y.... - Patricia no pudo terminar la frase porque fue interrumpida por Estrella-
- ¡Ni caso! ¡He sido yo! ¡Yo la he liado parda, parda!

Los hombres se miraron divertidos, no querían reírse delante de ellos porque se habían portado fatal, pero esa manera de protegerse unos a otros les hizo mucha gracia.

- Ahí los tienes José, como los de Fuente Obejuna. Todos a una.
- Pues entonces habrá que buscar algo para que arreglen este desaguisado..., todos juntos también. ¿Qué piensas tú, Dimas?
- Que Julián se viene ahora mismo conmigo a dar de comer a las vacas y luego a ordeñar. Hoy no hay charca. Patricia y Estrella a ayudar con las cuentas del tejar y de tu nieta ya te encargas tú, que esa es la peor de todos.
- Pepa, tú conmigo a por leña. Eso sí, ahora mismo estáis recogiendo todo esto y bañando al zorro en condiciones, que huela a limpio y no a los de su especie. Cuando vuelva no quiero ver nada fuera de su lugar. ¿Entendido? 

Los niños asintieron. Esta vez se la habían ganado por goleada y lo peor de todo era la amenaza de chivarse a los Reyes Magos. ¡Serán acusicas!
En una hora todo volvía a la normalidad y Tejo y Gambita dormían de nuevo al lado de la chimenea. El zorro había quedado con el pelo tan esponjoso que parecía una pelusa, estaba realmente bonito.
Tal y como había planteado Dimas, los niños fueron cada uno a las tareas encomendadas como castigo por el revuelo que habían armado. 
Julián le daba heno a Mariposa, su vaca favorita a la que siempre subían a los niños, pero esta vez no se atrevió a decirle nada al bueno de Dimas porque andaba enfadado. El niño tiró de zalamería.

- Dimas... Perdón. -Dijo el niño tirando de la camisa de su amigo- Por fa.., perdóname solo queríamos jugar y se nos fue de las manos.
- Anda, anda..., no seas enredador. ¿Has dado de comer a Blanquita? Es la más delicada de todas, ya sabes que no le gusta nada que caigan pajotes muy grandes.

El niño estaba triste pensando que su amigo seguía enfadado. Así que decidió cepillar a los animales mientras Dimas se encargaba de otros asuntos. Las dejó muy brillantes y tranquilas, pues a las vacas les encantaba ser mimadas. Cuando el hombre volvió y se dio cuenta del esfuerzo que había hecho, lo llamó y:con una amplia sonrisa de satisfacción le dijo:

- ¿Sabes que has hecho un buen trabajo? 
- Bueno, yo solo quiero que no os chivéis a los Reyes Magos, les he pedido un collar para Tejo y una cazadora vaquera para mí,  y quiero que me traigan todo - Dijo el niño agachando la cabeza-
- No hay nada que perdonar, además, esto que has hecho anula cualquier trastada y los Reyes lo tienen en cuenta. ¡Por cierto, a ver qué te parece esto que te traigo!. - Dimas le alargó una bolsita con algo dentro-
- ¡Bombones! ¡Muchas gracias, Dimas! - Exclamó Julián abrazándose a su amigo-

Llegó la hora de comer y los niños intercambiaron opiniones sobre su experiencia. Estrella y Patricia habían aprendido a hacer albaranes y facturas y a anotar en un libro todo lo que se vendía . También las habían dejado ir a los hornos donde se cocían los ladrillos y tejas, la verdad es que había sido muy divertido. Pepa había acompañado al abuelo a recoger leña y luego se pusieron a hacer pan y dulces; eso fue desde luego lo mejor del castigo porque se comió unos cuantos nada más salir. Eso sí, los niños se enredaron en protestas porque ahora todos querían ir con las vacas y hacer pan y la contabilidad... Dimas les prometió que en la semana podrían, si querían, pasar por los distintos trabajos. Así no habría favoritismos.

- Bueno chicos, ¿qué haréis esta tarde? -Preguntó el abuelo José mientras almorzaban- Ya habéis cumplido con vuestra tarea así que podéis jugar todo lo que queráis.
- Hemos pensado montar unas tiendas de campaña en la charca. ¿Nos dejas, abuelito? - Preguntó Pepa-
- Bueno, hoy habíamos dicho que no habría charca, pero como habéis hecho todo tan bien, por supuesto que os dejo. Dimas os dará todo lo que necesitéis.
- ¡Ay José, no me líes! Que a estos pillos les das la mano....

Todos se rieron, pero sabían que el bueno de Dimas no se negaría a nada. A eso de las tres y media estaban en su centro de operaciones, la Charca de los Patos,  montando unas tiendas de lo más festivas. Eran dos, de listas y bastante brillantes, así que se veían a legua. En una decidieron montar un Belén que ellos mismos habían fabricado con cartón y la otra era para ellos, para tomar allí la merienda. Los dulces que habían hecho antes iban a ser zampados antes de que Gambi dijera miau.

- Chicos, ¡esto nos ha quedado de lujo! - Exclamó Estrella feliz al ver el resultado de la decoración charcopatera-navideña-
- Vaya que sí, pero hemos trabajado lo suyo. ¡Ahora, a por los dulces! - Dijo Julián-

Niños y animales corrieron a refugiarse del frío en su tienda y allí dieron buena cuenta de los pasteles. Pasado un rato, Gambita y Tejo decidieron salir a corretear por ahí mientras sus dueños cantaban villancicos felices de disfrutar juntos la Navidad. En nada, la tarde comenzó a caer y sin darse cuenta se quedaron dormidos.. Al despertar, la oscuridad amenazaba con cerrarse en torno a ellos.

- ¡Chicos, chicos!¡Despertad! ¡Nos hemos quedado dormidos y mi abuelo estará preocupado!- Dijo Pepa levantándose a toda prisa-

De repente se escuchó un ruido, como de pisadas sobre la hierba. Los niños se asustaron, de ser Dimas ya les habría dicho algo y no, no era una sola persona, sino varias las que parecían merodear en el exterior. 

- ¿Habéis oído? - Preguntó Patricia a la vez que hacía señas con las manos para que no hablaran- 

Pepa abrió un poco la puerta de la tienda y vio a varias personas dejando paquetes de regalos en la otra tienda. Antes de que pudieran verla entró de nuevo.

- Qué raro, chicos. He visto a cuatro o cinco hombres vestidos con ropas llamativas guardando paquetes. Son pajes, os lo digo. Pajes de los Reyes Magos.

- ¡Hombre claro y yo Napoleón! - Contestó Julián-

- A ver, no es la primera vez que nos encontramos con ellos. ¿O es que ya no os acordáis? - Preguntó Estrella- ¡Parecéis bobos, de verdad!

La niña se refería a aquella Navidad en la que gracias a Gambita y Ferrari, el perrete de Julián, llegaron hasta donde SSMM los Reyes Magos de Oriente tenían su campamento mágico. Gracias a los animales, pudieron verlo y vivir una aventura alucinante. Algo les decía que volvían a vivir un momento único.

- Esperad, esperad..., ¡Es Metkén!¡El paje de Gaspar! - Gritó Patricia- Chicos, vamos a ver qué pasa.

Los niños salieron al exterior y se llevaron una sorpresa aún mayor. La noche estaba cayendo y el trajín de los pajes era incesante. El abuelo José y Dimas estaban con ellos.

- ¡Ya era hora, dormilones! - Les espetó Dimas al verlos- Vamos, hay que echar una mano a esta gente o no llegan.

Los chicos se quedaron paralizados hasta que Metkén y el abuelo José se acercaron a ellos.

- ¡Abuelo!  ¿Qué está pasando?

- ¡Ey! ¡Mirad! ¡En la charca! - Advirtió Estrella-

- Pero.., pero...¡Si son renos! - Exclamó Julián sorprendido! -



- Efectivamente -Dijo Metkén sonriente- ¡Cuánto tiempo, chicos! Habéis crecido muchísimo, espero que os alegre verme tanto como yo me alegro de veros a vosotros.
Los niños se abrazaron al paje, al que sin duda se alegraban muchísimo de ver. Se atropellaron queriendo preguntar hasta que Metkén pidió calma.

- Metkén, ¿Ese reno no es Rudolph? El reno guía de Papa Noel - Preguntó Pepa-
- Así es. Los demás están descansando ya, los ha llevado Dimas al establo. Y os preguntaréis qué hacen aquí y qué hacemos nosotros. ¿No es así?

Los niños asintieron con la cabeza, mirando a Metken y al abuelo José.

- Pues veréis, resulta que San Nicolás se ha dormido en los laureles y va tarde. Fijaos la hora que es y aún no ha emprendido camino hacia su lado de la Tierra, así que tenemos que echarle una mano o los niños que lo esperan no tendrán regalos.

- Metkén se puso en contacto conmigo y me contó lo que pasaba, necesitaban un sitio donde almacenar regalos y que le viniera bien a Santa. Aquí es perfecto. -Aclaró el abuelo José-
- Pero... ¿Y las personas que vienen diariamente? -Preguntó Julián- ¡Van a ver las carpas, los regalos, los renos!
- Tranquilo, somos magos - El paje le guiñó un ojo y el niño entendió- El caso es que le vamos a ceder los regalos que teníamos nosotros preparados, como tenemos tiempo, podemos llegar sin problemas al día 6. Eso sí, necesitamos ayuda.

Los niños se pusieron a trabajar rápidamente. Un paje de Melchor les dio un montón de cartas para leer y adjudicar los regalos. Tejo y Gambita ayudaban a desatar los paquetes así que estaban muy bien organizados.  Llevaban ya un rato en ello cuando vieron que a Estrella le corría una lágrima por la mejilla.

- ¿Qué te ocurre? - Preguntó Pepa-
- Esta niña estadounidense tiene a su padre en el hospital y no quiere juguetes, solo quiere que se recupere y poder abrazarle en Navidad. Le cuenta a San Nicolás que sufrió un accidente y desde hace meses no despierta. No sé cómo podemos hacer. Tal vez nuestros Reyes, como son tres puedan ayudarla. ¿No creéis?
- Bueno, igual ni los conoce, pero por intentarlo -Sugirió Julián-

Todos se quedaron muy tristes, ningún niño merecía pasar la Navidad sin sus padres viviera donde viviera.  Metkén se había dado cuenta de que algo pasaba así que se acercó hasta los niños. Estos, le contaron.

- Todo el mundo tiene derecho a un milagro en Navidad ¿Lo sabéis? Esta niña tendrá el suyo. - Les sonrió el paje mientras les hablaba-
- ¿Se lo pedirás a Sus Majestades? - Preguntó Pepa-
- No es necesario. Sentaos conmigo un momento y cerrad los ojos.

Los niños obedecieron, después Metken les pidió que pensaran en la niña abrazando a su padre y que se imaginaran una casa con un árbol enorme y una familia sentada a la mesa. Así lo hicieron, notaron como si se elevaran y no pudieron evitar emocionarse pensando que el milagro se haría realidad. Cuando abrieron los ojos, todo brillaba alrededor, pequeñas gotas doradas flotaban e iluminaban el rostro de los niños.

- ¿Qué ha pasado? - Preguntó Pepa-
- Habéis hecho realidad el deseo de esa niña. San Nicolás le llevará a su padre el día de Navidad.
- Pero... ¿Cómo? - Patricia no podía salir de su asombro-
- Con vuestro amor. Solo el que sale de un corazón limpio obra milagros. Y ahora, a seguir eligiendo regalos, Santa debe estar al llegar.
- ¡Pero si tiene aquí los renos! ¿Cómo va a venir?- Exclamó Julián-
- Ya, pero es que de eso se han encargado SSMM, los Reyes Magos de Oriente. Viendo que no le daba tiempo, se quedaron de los animales para que no tuviera que estar pendiente de ellos y de ese modo,  centrarse en  los pedidos. Por eso están aquí.

Terminaron de todo y Dimas fue a buscar el trineo mágico que guardaban en El Tejar. Los niños alucinaron cuando vieron a los renos enganchados y a Rudolph con su nariz roja.

- ¡Ey Dimas! ¡Eres el Santa más chulo del globo terráqueo! - Gritó Julián muerto dela risa-
- ¡Ay pillastre! Verás como te quedas sin subirte.

De no se sabe donde, los pajes sacaron chocolate con churros para hacer la espera más amena. Santa tenía que llegar a las doce y media. Mientras esperaban, Dimas y los niños subían al trineo.

- No me digáis que no es raro que estemos aquí sentados. Lo normal es que nos hubieran dado un paseo en camello los pajes. - Dijo Patricia-
- Bueno, ¡no está mal este trineo, eh! -Contestó Julián-
- Ya, pero a fin de cuentas, los nuestros son los Reyes y aquí estamos echando una mano a Papá Noel. -Reflexionó Estrella-
- Visto así, tienes razón Patri. -Dijo Pepa-

La una de la madrugada y Santa no aparecía. El abuelo José fue a por mantas para los niños, estaba empezando a helar.

- ¿Dónde se habrá metido este hombre? - Preguntó Metkén a otro paje-
- No lo sé, pero como no espabile, nos vemos nosotros disfrazándonos y tirando millas para América. Mira, no me apetece nada, pero todo sea por los niños.
- ¿Habéis hablado con Sus Majestades?  - Preguntó el abuelo José-
- Hace un rato, pero vamos a volver a preguntar - Contestó Metkén-
- Bueno, tranquilos, allí son por lo menos siete horas menos. Eso dice mi profe de inglés - Dijo Estrella intentando tranquilizar a todos-

El paje se alejó hasta que todos lo perdieron de vista, a la vuelta venía con cara de sorpresa.

- Me ha dicho S.M. el rey Baltasar que lo dejaron cerca de aquí hace más de dos horas.
- Ahora sí que la hemos liado buena -Dijo Dimas apesadumbrado-
- ¿¡Pero dónde se habrá metido!? -Exclamó uno de los pajes- ¡Es que no llega, Metkén, no llega!
- ¡Está bien, está bien! No hay tiempo que perder. Necesito alejarme porque voy a utilizar una magia muy poderosa y no podéis estar cerca.
- ¿Vas a convertirte en Santa? - Preguntó Julián-
- Así es. Los niños que dependen de él no pueden quedarse sin regalos.

Se estaba alejando Metken justo cuando vieron venir una figura baja y redondita. A medida que se acercaba, no dejaba lugar a dudas de quien era.



- ¡Por el amor de Dios! ¡Nicolás, que vas tardísimo! - Le espetó Metkén nada más verlo- ¿Y esto? ¿Qué llevas en los bolsillos?

El paje vio que asomaba una cuerda de uno de ellos y otras más del otro. Al tirar...¡Sorpresa! Un salchichón y varios lomos en caña. Los niños, el abuelo José y Dimas rompieron a reír a carcajadas, no podían parar. A Santa Claus le gustaba la buena mesa, sin dudas.

- Veréis, me he retrasado un poquito porque resulta que he descubierto que en España se come de maravilla y como la noche va a ser larga... - Dijo Santa ajustándose las gafas- ¡Hola chicos! ¡Qué guapos sois, me han dicho mis amigos los Reyes que os van a traer muchas cosas y a ti, Dimas...
- ¡Nicolás! -Gritó Metken- ¡No puedes contarle lo que les van a traer!
- ¡Jou, jou jou! Es una broma, Metkén, tienes que relajarte, querido. Bueno, cuando acabe todo esto quiero una reunión al más alto nivel. Quiero proponer a vuestros jefes que intercambiemos territorio, yo llevo mucho en aquel lado y vosotros aquí. Justo es que cambiemos, ya es hora.
- Claro... Y porque aquí se come de maravilla - Dijo el abuelo José por lo bajito para que solo lo escucharan los niños que no pudieron aguantar la risa de nuevo-
- Bueno, bueno, ya hablaremos, pero te digo que no van a querer - Le contestó el paje-
- Claro, no me extraña. Donde voy no hay jamón de pata negra ni cocido madrileño ... Todo lo que hay engorda y no está tan bueno, es que...
- ¡Que no llegas! - Le cortó de nuevo Metkén-

San Nicolás subió al trineo y los niños aguantaron la respiración, sabían lo que venía ahora y estaban expectantes:

- ¡Donner, Blitzen, Vixen, Cupid, Comet, Dasher, Dancer, Prancer y Rudolph.. ¡Arriba!

Y el trineo mágico se elevó sobre la Charca de los Patos ante la mirada alucinada de los niños, Dimas  y el abuelo José. Antes de marchar, Santa dio una vuelta en el cielo y volvió colocándose sobre ellos.

- Sé lo que habéis hecho por la niña americana que ni siquiera conocéis. Su padre estará mañana con ella. Antes de dormir, mirad al suroeste, en la estrella de Belén os dejaré un regalo. ¡Adiós amigos!

Y se marchó dejando a todos con el corazón acelerado. ¡Habían ayudado a Santa! Nerviosos se despidieron de los pajes a los que seguirían viendo hasta la noche de Reyes y se fueron raudos a dormir.
Nada más llegar a sus habitaciones miraron al punto exacto que les había dicho San Nicolás y vieron la estrella de Belén que brillaba con fuerza.

- Mira que si nos ha dejado una caja de Coca-Cola... - Dijo Julián haciendo reír a las niñas-
- Después de lo del salchichón y el lomo en caña... ¡Me espero cualquier cosa! - Contestó Patricia-
- De repente, la estrella empezó a brillar todavía más y comenzaron a salir letras hasta formar una frase.


Los niños se quedaron boquiabiertos.

- No puede ser. ¡Mirad! - Exclamó Pepa señalando al cielo-

Salieron raudos al pasillo y allí estaban, 4 brillantes bicicletas con cesta y carrito para poder llevar a Gambi y a Tejo. ¡Regalo de San Nicolás!

- ¡Cómo molan! - Exclamo Julián! - ¡También hay regalos para Gambi y Tejo! ¡Y para Dimas y el abuelo Jose! ¡Este Santa es la caña!
- Chicos, mirad esto - Dijo Estrella-
- Ja, ja, ja, ja ¡Coca-Cola! - Exclamaron los niños a la vez-

Y así llegó la Navidad a la Charca de los Patos, de la mano de los pajes de los Reyes Magos y de un despistado y glotón Santa Claus que quiere que le cambien su lugar de trabajo. ¿Creéis que lo conseguirá? Estad atentos al año que viene.

Feliz Navidad para todos los seguidores de Casa Encantada, que el 2021 nos traiga salud, paz y muchos encuentros en nuestra casa mágica. Felicidades, queridos amigos.