sábado, 11 de agosto de 2018

ESPERA. ESPERANZA


La esperanza es como agua en las manos, dulcísima se escurre al pasar del tiempo. Puede ser pura, grácil como una acrobacia que te lleva a la gloria, un lugar del que es difícil regresar.
Igual si pongo beso sobre beso no muera, pero no unos besos cualquiera, no besos de obra barata, sin gloria y sin muerte. Hablo de los que van con bala y cuando explotan todo es borroso, difuso, imprevisible. Milagro que hace llorar en el alargado silencio de los labios. Cierro los ojos, mi cuerpo está en alma viva, un hambre indefinible asalta mi interior y saquea el corazón aún caliente. Inconsciente, acaricio su sombra mientras aguardo obstinada la inmortalidad de la esperanza.
Me faltan palabras, no sale el juego y pronto los grillos no harán ruido. Mientras existas estaré viva, no perdida en melancolías en vena, sino bajo la luz luminosa y precisa de tu sonrisa. 
Esperanza equivale a primavera, sangre irrefrenable, dulce sentido de la carne que descubre con nostalgia el mensaje del amor. Sí, estaré viva, sentada sobre los sueños que nacen del sol y se eternizan al filo de los besos que se disparan. Van con balas.
Pepa Gómez.


Todos los derechos reservados
Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales. Código de registro: 1808118025422

martes, 7 de agosto de 2018

LETRAS DERRETIDAS

La gente es la misma todos los veranos, cuando impone el insomnio y las espaldas se licuan bajo las parras, solas o con amor. Conversaciones que distraen el obstinado calor alumbradas por estrellas que iluminan el prodigio de la vida, una vida que transcurre lenta al compás del grillo. Siesta, silencio, noche….No pasa nada, pasa el verano y lo que importa no siempre está cerca, pero tras el aire que quema viven los corazones que ascienden a la memoria. Entonces, los pensamientos se lanzan al placer desconocido del recuerdo y aparecen las palabras para unos y las letras para quienes ponen sonido al silencio.

El silencio que se quema en la distancia da razón a las letras. Tinta que chorrea al implacable sol de la mañana y al soborno del alma por la noche; cuando sus frutos germinan, tu nombre aparece imposible en la boca, fugaz en las páginas, desmedido en los ojos.

La noche cierra los párpados y abre la pasión oculta en la sangre, tu voz acude sedienta a mis labios. Besos se rompen en pedazos, mano a mano, al calor del verano recién abierto que arde entre los dedos y abre la puerta al canto salvaje de la tierra. Un racimo de risas cuelga en mi pecho y la vida…, apenas ha empezado.


Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales. Número Registro Propiedad Intelectual:  1808077995651