Mostrando entradas con la etiqueta Pepa Jones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pepa Jones. Mostrar todas las entradas

jueves, 5 de noviembre de 2020

Un nuevo amigo en la Charca de los Patos. Tejo y el Gambigrupo.

El invierno ha llegado a la Charca de los Patos, la lluvia regaba la tierra que más tarde daría cosecha y eso era algo que a Pepa Jones le encantaban. El olor a tierra mojada, el laboreo del campo desde bien entrada la mañana, el abuelo entrando y saliendo... Cerca de la chimenea todo se percibía de forma apacible, El Tejar despertaba y los sonidos típicos inundaban todo.
.- Abuelito, ¿puedo salir a la charca?
- ¿Lloviendo? No, que te constipas.
- Abue, eres un aburrido...

En ese momento sonó un mensaje en el móvil de la niña. Era Julián, le había tocado llevar a Gambita al veterinario. El gato era de todos, así que  tenían que responsabilizarse de él: revisiones, comida, mimos... Era todo compartido.

Grupo de WhatsApp <<Gambigrupo>>
JULIÁN: ¡Hola chicas! 🙋🙋 Aquí estoy en el vete con Gambita. No parece muy contento porque dos veces me ha hecho "pfffffffff"
PATRICIA: Ja,ja,ja,ja. Pobre, es que no hace gracia ir tan temprano a que te pinchen.
ESTRELLA: ¡Hola a todos! A ti también, Gambita.😻 ¿Pero le van  a pinchar?
PEPA: ¡Hola! Que va, según su cartilla solo le toca desparasitarse, lo que pasa es que -como sabéis- escupe las pastillas, así que mejor que lo haga el veterinario. Una cosita, estoy en nuestro centro de operaciones, ¿por qué nos os venís? Podemos organizar una excursión por los alrededores.
JULIÁN: En cuanto salgamos nos vamos para allá. Preparando  en 3, 2, 1...😉
PATRICIA. ¡Como las balas!
ESTRELLA: Vaaaamos para allá! 💓😘😘😘
PEPA: Os espero, voy a convencer al abuelo de que nos deje salir con lluvia. ¡Es lo más!😘😘😘😘😻

Mientras, Julián intentaba convencer a Gambi de que no le pasaría nada, pero el gato sabía que habiendo batas blancas, mínimo se llevaba un termómetro por el culete. No estaba dispuesto.

- Julián y Gambita, podéis pasar - Dice Manuel, el vete-
- Vamos allá, amiguito.

Sacó al gato y este nada más verse fuera del trasportín intentó escapar, después les hizo "pfffffff" a los dos. No tenía ni pizca de ganas de estar allí. 

- ¡Gambita! ¡Pórtate bien!

Pero el gato no estaba por la labor. Mientras Manuel preparaba la pasta para desparasitar, el michi dedicaba sus bufidos a todo el que pasaba por allí.

- Veamos, abre la boca, Gambita. - El vete se acercaba con la pasta y el gato apretaba la dentadura de tal modo que no había manera-
- Déjame a mí, a ver si yo puedo - Dice Julián-

Pero Gambita, nada más sentirse la pasta en la boca la escupió. Lanzamiento de guarrada desparasitatoria a un metro de distancia. Ambos se quedaron asombrados.

- Con que esas tenemos. Bien, pues no te vas a escapar. Pipeta al canto.

Manuel le puso en la parte trasera del cuello una pipeta con un líquido transparente. Cuando sintió el frío, Gambi se quiso escapar, pero no pudo, Julián lo tenía bien sujeto. Después le tocó una buena revisión, así estarían seguros de que estaba sanito y encararía el invierno en buena forma. Se enfadó mucho cuando le tomaron la temperatura, pero Julián se puso serio y no le quedó más remedio que aguantar. 
Terminada la visita, gato y niño salieron pitando con la bici para El Tejar, allí esperaban sus amigas que nada más verlos corrieron hacia ellos.

- ¡Holaaaa! Madre mía la que ha liado Gambi, ¡no quiere ni ver a Manuel!
- ¡Buen gato! Así se hace - Dice Patricia cogiendo en brazos al michi que se pone mimoso- Pobre Gambi, es que nadie te quiere nada más que yo.

El animal fue pasando de mano en mano, mimado en extremo hasta que al final se durmió.


- Bien chicos ¿Qué habéis pensado? Pregunta Estrella-
- Pues quería que fuésemos a un lugar cerca del arroyo, hay un zorrito y es precioso, pero el abuelo dice que verdes las han segado, que es peligroso salir con este tiempo y que no. -Responde Pepa-
- Pues vaya faena... -Se lamenta Julián- ¿Y si hablamos con Dimas?

En ese momento, el bueno de Dimas entra en el salón y los niños se le quedan mirando.

- Uy, uy, uy... ¡Vosotros estáis tramando algo y me queréis liar!
- Dimas, por fi ... ¿Nos dejas ir al arroyo? -Pregunta Pepa-
- ¿Lloviendo? ¡Ni hablar!
- Jo, Dimas, eres un aguafiestas - Le dice Julián-
- Venga..., si tú mandas más que abuelito y no se va a enterar - Le insiste Pepa-
- ¡Claro, es que tu abuelo es tonto! Cuando vuelva y no os vea a ver qué le digo yo.
- ¿Y si nos llevas a dar agua al toro Caprichoso? ¡Ahí no puede decir nada, eh! -Propone Patricia-
- Bueno, bueno... Está bien. ¡Pero tenéis que hacer caso a lo que diga, eh!

Los niños cogieron sus chubasqueros y salieron pitando para los establos. Dar agua al toro Caprichoso era lo mejor. En el camino, Dimas les contaba cómo había llegado Caprichoso hasta allí. Lo habían comprado en una feria y siempre había sido muy noble, pero  estuba muy mimado y acumulaba manías, como la de mojarle el lomo antes de beber. 

- Oye, Dimas. ¿Y no bebe si no le mojáis la espalda? - Pregunta Estrella .
- No. Es así de...
- ¡Caprichoso! -Gritaron los niños a la vez mientras reían a carcajadas-

Cumplieron el ritual y a los chicos aquello les pareció más bonito que nunca. Bajo la lluvia, la piel del animal relucía brillante y el chapoteo en el agua se mezclaba con las risas en una mañana inolvidable en la Charca de los Patos.

- Dimas, ¿podemos ir un momento al arroyo? Tú nos esperas, ¿vale? -Propone Pepa-

Al final, como no, convencieron al hombre que esperó allí a que los pillastres volvieran.

- ¡Tened cuidado! 

Bajaron y siguieron arroyo arriba hasta que llegaron cerca de los olivos, de repente.... Un zorrito les salió al paso. 


- ¡Mirad, chicos! ¡Os lo dije! Estaba segura de que en el hueco que vi el otro día había zorros. ¡Es precioso! - Exclama Pepa-

El animal no parecía muy asustado, debía estar acostumbrado al paso diario de gentes y eso lo hacía confiado.

- Habrá que buscarle un nombre- Propone Julián.
- ¡Foxi! -Dice Patricia-
- Ay no... ¡Qué cursi! Tiene que ser algo más original -Opina Estrella-
- Benito -Vuelve a proponer Julián-
- ¡Noooo! Que así se llama un amigo del abuelo José. Ja,ja,ja,ja. - Pepa ríe la ocurrencia de su amigo-

Comenzó a llover con fuerza y escucharon la voz de Dimas llamándolos. El zorrito corrió a cobijarse en su zorrera y los chicos emprendieron camino de vuelta.

- ¡Dimas tenías que verlo! ¡Es precioso! Pero no tiene nombre... - Dijo Pepa-
- Bueno, pues ahora os sentáis alrededor de la chimenea y le buscáis uno mientras os preparo algo de comer hasta que llegue el mediodía. ¿Qué os parece?

A los niños les pareció una buenísima idea y así, entre risas y apuestas para ver quien tenía el nombre más adecuado para el zorrito, llegó el mediodía. El abuelo José entró en el salón, acarició a Gambita que seguía durmiendo y se sentó con ellos.

- ¿Ya tenéis nombre para el nuevo miembro del Gambigrupo?
- Julián quería ponerle Benito, abue. - Dice Pepa-
- ¡Hala que acusica! - Se enfada Julián-

Pero el abuelo José ríe a carcajadas la ocurrencia del chico. Estaba seguro de que sería muy divertido ver la cara de su amigo Benito cuando lo supiera. Finalmente le pusieron "Tejo", por El Tejar, y así quedó bautizado su nuevo amigo. Eso sí..., aún no sabían cómo se lo iba a tomar Gambita.
Decidieron que esa misma tarde intentarían acercarse para ponerle un bonito collar que le había hecho el abuelo José con un trocito de cuero. Con un punzón había grabado su nombre y había quedado muy coqueto. Casi no tuvieron paciencia, a eso de las tres y acompañados de Dimas bajaron de nuevo al arroyo.



- Dimas ¿Tú crees que Tejo está solo? No se ve a ninguno más por aquí - Pregunta Estrella-
- Bueno, es grandecito ya y sus hermanos y su madre se han debido marchar. Es raro que él permanezca aquí así que hay que ganarse su confianza por si necesita ayuda.

Esperaron pacientemente para que saliera el animal, pero no lo hizo. Se asomaron a la zorrera y no vieron nada. Aguardaron una, dos horas..., hasta que la lluvia volvió con fuerza y tuvieron que regresar al Tejar.

- Qué fastidio, no hemos podido verlo -Se quejaba Patricia-
- Mañana volveremos, no habrá ido muy lejos. -Propuso Dimas-

Al día siguiente, el Gambigrupo estaba en El Tejar a las diez de la mañana, el tiempo seguía revuelto pero eso no iba a parar a los niños en su búsqueda de Tejo. Bien equipados de botas de agua, chubasqueros y linternas se fueron a intentar ver a su nuevo amigo, sin embargo, el resultado fue el mismo que el del día anterior. Ni sombra del zorro. ¿Dónde estaría? 
Cansados de esperar decidieron dar una vuelta por los alrededores, por si estaba cerca o lo que era peor, en peligro. Caminaron arroyo arriba escudriñando todo hueco susceptible de albergar al animal, pero nada. Bien entrada la mañana y hambrientos, decidieron regresar y seguir con la búsqueda más tarde.
Salieron al camino y al pasar por una cerca escucharon algo parecido a lamentos.

- ¿Habéis oído eso? - Pregunta Julián-
- Es como un perro aullando o algo así - Contesta Estrella guiñando un ojo y alargando su cuello hacia el lugar del que venían los chillidos-

Gambita, que a hasta ese momento había permanecido quieto, salió corriendo, saltó la pared de piedra y empezó a maullar como un loco, estaba enfadado. 

- ¡Gambita! ¡Vuelve! - Gritaba Pepa-
- Vamos a ver qué pasa ahí detrás. -Dice Julián-

En un pis pas saltaron la cerca y vieron a Gambi con todos los pelos de punta y amenazando a algo que le chillaba desde una caja de madera. Cuando los niños se acercaron vieron que era una jaula minúscula donde tenían encerrado a Tejo.

- ¡No me lo puedo creer! -Gritó Patricia enfadada- ¡Han encerrado a nuestro zorro!
- Tranquilidad, tenemos que ver cómo lo sacamos de aquí - Dice Pepa-

Gambita seguía bufando a Tejo y este acobardado solo se lamentaba.

- ¡Estate quieto, Gambi! - Le riñó Julián- 

Los niños intentaron abrir la jaula sin éxito. Con el jaleo que se había montado, el dueño de la casa salió alertado y se encontró con los niños.

- ¿Qué hacéis vosotros aquí? ¡Pillastres! Ah., tú eres la nieta de José, ya te conozco yo a ti. ¡Menuda gamberra!
- ¡Oiga señor! ¡Que mi amiga no es ninguna gamberra! -Gritó enfadado Julián-
- ¡Y tú también! ¡Y esas! ¡Todos sois unos gamberros! ¿Qué hacéis en mi propiedad?
- Usted tiene a nuestro zorro, venimos a por él - Dice Estrella-
- ¿Ese bicho? Ese bicho me ha robado dos gallinas y ya no me roba más. ¡Largo de aquí ahora mismo si no queréis que llame a la Policía!

Aquel hombre enfadado llevaba una garrota que aireó varias veces en el aire. Gambita fue el primero en saltar la cerca y detrás sus amigos que llegaron muy asustados al Tejar. El abuelo José al verlos se alertó.

- ¿Qué ha pasado? ¿Por qué estáis tan asustados?
- Abuelito, el hombre ese nuevo que ha venido a La Viñilla tiene a Tejo encerrado y ha dicho que somos unos gamberros porque nos hemos saltado la cerca.
- ¿Eso ha dicho? No sé a qué ha venido ese señor a estas tierras. Le molesta todo: animales, niños, mayores... He intentado acercarme a él, pero es un erizo. 
- José, si te parece bien vamos a hacerle una visita - Propone Dimas- No voy a consentir que se quede con el zorro de los niños y mucho menos que los amedrente.
- Dice que le ha robado gallinas -Apunta Patricia-
- Pues claro ¡Es un zorro! Pero nosotros tenemos que ser más listos que ellos. Por aquí no es habitual verlos, de hecho nunca los hemos visto así que ese animal ha debido llegar a estas tierras por algo. -Dice Dimas-
- Sí, es muy raro, nunca ha habido zorros por aquí. Ese animal venía huyendo o está enfermo porque no es normal que sea tan confiado -Dice el abuelo José-
- Nos lo podemos quedar, ¿verdad? - Pregunta Estrella-
- Sí, claro - Responde el abuelo José - Pero en las mismas condiciones que Gambita, es decir, tenéis que haceros cargo de su alimentación, higiene, vacunas... Puede quedarse aquí, pero la responsabilidad es vuestra.
- ¡Bien! -Exclama Julián- Uno más en el Tejogambigrupo.

Todos rieron la ocurrencia de Julián, pero siendo conscientes de que un animal es una responsabilidad y que ahora tendrían doble trabajo. A eso se sumaba que había que educar a Tejo e intentar que él y Gambita se llevaran lo mejor posible. Eso... Si conseguían rescatarlo, claro.
Estaba anocheciendo y los niños convencieron a Dimas para ir a por Tejo, temían que aquel hombre pudiera hacerle algo. El abuelo José dejó en manos de su hombre de confianza a los niños y el asunto del zorro mientras él organizaba el ordeño de las vacas.
Cargados con linternas llegaron hasta donde habían visto al zorro, pero ni rastro del animal.

- ¡No está, no está! ¡Ay que lo ha matado! -Patricia rompió a llorar desconsoladamente contagiando al resto del Gambigrupo-
- ¡Tranquilos, tranquilos! Estoy seguro de que Tejo está bien, lo tendrá en algún sitio, hablaremos con él y nos lo llevaremos.

Pero no había consuelo para los niños, se temían lo peor. De repente escucharon un lamento conocido, lejano, pero perfectamente identificable.

- ¡Tejo! - Exclamó Julián sorbiéndose los mocos- ¡Vamos a por él!
- ¡Quieto ahí jovencito! - Dimas agarró a Julián por el gorro del chubasquero- Vamos a entrar por la puerta, como personas civilizadas.

Se dirigieron a la cancela de entrada y Dimas tocó una campana varias veces hasta que salió aquel hombre malhumorado.

- Ah, eres tú, Dimas. -Dijo mirando de reojo a los niños-
- Damián, buenas tardes. Tengo entendido que tienes un zorro aquí retenido y es de los niños, vengo a llevármelo.
- ¡De eso nada! Se ha comido dos gallinas y se va a quedar ahí hasta que se muera.

Al oír semejante disparate todos se quedaren horrorizados.

- Venga hombre, no digas eso. Déjame entrar, cojo al zorro y no volverás a verlo más.

Dimas hizo ademán de entrar, pero Damián le cortó el paso y además le empujó delante de los niños que se asustaron.

- ¿Qué haces? ¿Delante de los niños? Está bien, he intentado arreglar esto por las buenas, pero tú lo has querido. Chicos, llamad a vuestros amigos del Seprona  y a ver si se pone tan empujón con ellos.

A Julián le faltó tiempo para sacar su móvil. Damián pensaba que era un farol, les cerró la puerta y se metió en su casa.

- Luis, ¡soy Julián! -Puso el manos libres para que todos pudieran oír y hablar-
- ¡Hombre, pillastre! ¿En que lío os habéis metido ahora?
- Un vecino del Tejar tiene un zorro encerrado y pretende dejar que se muera de hambre. Hemos venido a por él para rescatarlo, pero ha empujado a Dimas.
- ¿Cómo? ¿Dónde estáis?
- Agente, estamos en la puerta de "El farol", en la Viñilla. - Dice Dimas-
- Dimas, ¿está usted bien? - Pregunta el agente-
- Si, estamos bien, los niños un poco asustados.
- Bien, yo no estoy de servicio, pero están Alberto y Mónica. Os los mando, esperadlos allí. Esto no va a quedar así.

Los niños sonrieron satisfechos. En menos que se dice miau, llegaron los agentes.

- ¡Hola chiquitos! - ¿Qué está pasando aquí? - Preguntó Mónica-

Los niños contaron con pelos y señales todo lo que había pasado, incluido el empujón a Dimas que tanto les había dolido. Los agentes abrieron la cancela y entraron seguidos de los niños y del bueno de Dimas.

- ¿Es usted Damián Florito? - Preguntó Alberto-

Los niños al oír el apellido se echaron a reír ¡Florito! Bonito nombre para un gato. 

- Yo soy ¿Qué es lo que quieren?
- Tiene usted retenido a un animal salvaje y es un delito, por lo tanto le ruego lo pongo en libertad ahora mismo o tendrá que atenerse a las consecuencias. Tenemos también constancia de que ha empujado al señor Prats delante de estos niños, por lo cuál exigimos una disculpa ahora mismo

Damián se asustó. No pensaba que fuera a llegar a tanto la cosa y balbuceó una disculpa que a los niños hizo gracia.

- Cagao está, miradle - Dijo Patricia por lo bajo al resto del Gambigrupo -

Los niños rescataron al zorro que asustado como estaba agradeció los brazos que lo llevaban hasta el Tejar. Ni el Seprona pudo convencerlos de que el animal debía volver al campo.

- ¡Que no, Mónica! - Dijo Julián enfadado- Nosotros lo vamos a cuidar porque está enfermo, mírale. Y le pondremos vacunas y estará a salvo. Por fa...
- Alberto ¿Qué hacemos? -Preguntó la agente a su compañero-
- Con ellos tienes la guerra perdida, ya te lo digo.
- Pero es que no se debe hacer esto... ¡Es un animal salvaje!

Los niños comenzaron a hacer pucheros y la agente se puso nerviosa.

- ¡Está bien, está bien! Cuidadle, pero que no sirva de precedente porque estos animales tienen que estar en el bosque y no como si fueran perros y si os dejamos a vosotros pues...
- Mónica, ¿nos das una vuelta en la moto? Luis siempre lo hace. - Pregunta Julián sin dejar que la agente acabe su exposición-
- Te dije que con ellos, no se puede- Sonrió Alberto que conocía bien al Gambigrupo-

En El Tejar, los agentes hablaron con el abuelo José, no les hacía gracia que los niños se quedaran con el zorro, pero estaba claro que el animal necesitaba cuidados y que después sería peligroso dejarlo en libertad. También estaba claro como el agua, que los niños no permitirían que se lo llevaran a un centro de recuperación.
Después de montar a los chicos en las motos, los agentes volvieron a su ruta y los niños corrieron a acomodar a su nuevo amigo y a buscarle algo de comida y agua. Al día siguiente le tocaba visita al veterinario.

- Aquí estarás bien, amiguito. -Dijo Dimas que traía un pequeño colchón relleno de paja que había fabricado en cinco minutos-
- ¡Qué chulo, Dimas! -Exclamó Pepa-

Nada más poner el colchón en el suelo, Gambita se adueñó de él y el pobre Tejo miró a todos con ojos tristes. En cuanto lo vio, el gato le había dedicado un hermoso bufido, no estaba dispuesto a compartir a sus amigos con un zorro. Faltaría más. 
Los niños se rieron, lo retiraron y lo pusieron en su cama para poder poner a Tejo en el colchón. Y la noche transcurrió tranquila, el zorrito durmió feliz y con la tripa bien llena. Al día siguiente acabó en el veterinario con todas las vacunas y una medicación especial porque estaba muy débil, pero día a día, nuestro amigo Tejo ganó peso y ahora corretea feliz por la Charca de los Patos. ¿Con Gambita? No, Gambita no lo quiere ni ver, pero tiempo al tiempo.
El abuelo José visitó a Damián y le llevó unas gallinas para compensar la pérdida de las suyas. El hombre se sintió avergonzado y prometió no volver a hacer nada malo contra los animales salvajes.
¿Quieres saber qué aventuras le esperan a Tejo? Pues no dejes de seguir al Gambigrupo.

NOTA: Muchas gracias a Julián por las fotos. ¡Y por llevar a Gambi al vete! Ja,ja,ja,ja.

viernes, 27 de diciembre de 2019

Pepa Jones y su gato Gambita. Navidad en la Charca de los Patos.

Pepa Jones se había quedado a dormir esa noche en el Tejar, le acababan de dar las vacaciones de Navidad y nada mejor que comenzarlas allí con el abuelo.
Eran las once de la noche cuando sonaron unos suaves toquecitos en la puerta de la habitación.

- Pepa, ¿estás despierta? 
- ¡Sí, abuelito!, aún no me he dormido.
- Pues abrígate bien y sal, tengo una sorpresa para ti.

¡Una sorpresa! Palabras mágicas, -pensó la niña- 

Se vistió a toda prisa y salió envuelta en un plumas color rosa que le había enviado su prima del norte.

- Vamos, vamos a la puerta y verás - Propuso el abuelo José con gran misterio-

Los segundos por el pasillo se hicieron eternos hasta que por fin, la puerta se abrió y... ¡Estaba nevando! ¡Nevaba en la Charca de los Patos!

- ¡Ohhh, abuelitoooo! ¡Es nieve! - Exclamó la niña entusiasmada-

Permanecieron un buen rato afuera a pesar del frío, observando cómo los árboles poco a poco recibían en sus brazos el blanco regalo y cómo los caminos desaparecían bajo el manto inmaculado de la nieve. Para Pepa, era su primera nevada y estaba tan contenta que no paró de hacer fotografías hasta que el sentido común se impuso y volvieron a la casa.

- Y ahora a dormir, mañana saldremos a hacer más fotos, ¿de acuerdo? - Propuso el abuelo José.
- ¡De acuerdo, abuelito!

Pero Pepa no tenía intenciones de dormir, cogió su móvil y entró en el grupo de WhatsApp "Gambigrupo V"

Pepa: Chicoooooooooos, ¿habéis visto cómo nieva?
Estrella: ¡No me digas! En Mérida nada, no ha caído ni un copo.
Patricia: ¡Yupiiiiii! ¿Qué haréis mañana? Pepa, ¿nos vemos en la Charca de los Patos? Estrella haremos bolas gordaaas de nieve
Estrella: Yo llego sobre las doce, chicos. ¡Espero que la nieve aguante!
Julián: Oídme, acabo de entrar en casa, he hecho fotos preciosas.
Pepa: ¡Pues pásalas!
Julián: Y otra cosa: Hoy he visto gente rara en el Peñón. No tienen pinta de ladrones de patrimonio, pero son raros, raros de coj...
Todas las chicas: ¡Juliááááááán!
Julián: ¡Iba a decir cojines!
Patricia: Ya.... Bueno, cuenta, cuenta.
Julián: A ver..., como esta mañana no había cole me he ido con mi perro Ferrari a dar un paseo hasta el Peñón, y en los alrededores del arroyo había unas tiendas de campaña bastante peculiares... Bueno, no eran exactamente tiendas.
Estrella: ¿Y qué eran?
Julián: No sé chicas, tiendas pero antiguas. Además, he visto caballos y dos hombres con unas ropas que no había visto antes. Creo que hay que echar un vistazo y vigilar.
Patricia: De acuerdo.
Pepa: Pues si os parece bien, mañana desayunamos con abuelito en el Tejar y nos organizamos.
Todos: ¡Perfecto!
Pepa: ¡Buenas noches y feliz nevada navideña!

Al día siguiente, la primera en llegar fue Estrella. Ni se paró a deshacer la maleta, directamente fue a casa de Pepa y de allí al Tejar.

- ¿Cuando venís a Mérida otra vez? - Preguntó la niña-
- Pues espero que pronto, hay que visitar de nuevo el Museo de Arte Romano porque es ..., ¡alucinante!
- Ay pues precisamente estuvimos con el cole el otro día, nos estuvieron explicando la fiesta de la Saturnalia, que ya sabes que es algo así como la Navidad Romana y que se celebraba del 17 al 23 de diciembre.
- Sí, en honor al dios Saturno. Y se adornaban las casas, se hacían regalos...- Añadió Pepa-
- Exacto. Y los señores actuaban como si fueran esclavos y estos como si fueran señores. Lo que era prohibido, se permitía y estallaba el lujo y el  derroche... Algo así como un jubiloso caos. Pero te cuento lo más interesante. ¿Sabes? Conocí a un niño..., ¡monísimo! - Dijo Estrella sonrojándose y entornando sus enormes ojos azules-
-¡Estrella! Jajajaja, ¡no me digas! ¿Y cómo se llama?
- ¡Pedro! Ya te contaré, a él le gusta especialmente el Teatro Romano y está muy interesado en el Festival de  Teatro de Mérida, no se lo pierde nunca.
- ¡Me tienes que contar! -Exclamó risueña Pepa-

Pero no pudo ser porque el resto de la pandilla, con Gambita a la cabeza, acababa de aterrizar en el Tejar. Esta vez había una sorpresa más y es que Julián venía acompañado de Ferrari, su perro. Veremos qué tal se portaban los animales porque la última vez que se juntaron hicieron una cantidad de trastadas que no se pueden ni enumerar.
Sentados a la mesa, el chocolate, los mantecados  y los churros desaparecían mientras la conversación se hacía cada vez más interesante, sin embargo, en el patio empezaron a oírse voces, maullidos y un tremendo jaleo de cubos y gritos. En eso, el abuelo José entra en la casa sin poder contener la risa.

- ¡La que han formado Gambita y Ferrari! ¡Menudo enfado tiene Dimas!
- ¿Qué ha pasado? - Preguntó Julián preocupado-
- Se han puesto a beber de una cántara de leche que teníamos apartada para regalar en Navidad y Dimas se ha enfadado muchísimo.
- Pero abuelito..., ¡tú te estás riendo! -Le reprendió Pepa-
- Claro, porque corriendo detrás del par de golfos, el pobre hombre ha trastabillado y ha ido a dar con sus huesos en el suelo, con tan mala fortuna, que se ha apoyado sobre otra cántara y se la ha echado por encima. ¿Qué creéis que han hecho Gambita y Ferrari? Pues subirse sobre él y comenzar a lamer toda la leche. ¡Un cuadro! ¿Queréis verlo?

Los chiquillos salieron en tropel al patio y cuando vieron al pobre Dimas en el suelo intentado quitarse a los animales de encima, no pudieron contener las carcajadas. Al final, todo acabó en reprimenda para Ferrari y Gambita que se pasaron el resto de la mañana hechos un ovillo dormidos al pie de la chimenea, y en un buen chocolate caliente para Dimas, que tras cambiar sus ropas se sentó con los niños a contar anécdotas del campo. En el fondo, todos sabían que el bueno de Dimas, ¡mandaba más que el abuelo!
A eso de las doce del mediodía, los niños decidieron salir a hacer una excursión por los alrededores, querían saber qué estaba pasando con esos personajes extraños de los que hablaba Julián. Aún había mucha nieve, pero no fue obstáculo para abrigarse bien y salir a pedalear, sin embargo, Gambita y Ferrari no pudieron acompañar a sus amigos. El abuelo dijo que se quedaban castigados, por bichejos.


Los caminos estaban embarrados, pero los intrépidos amigos no se rindieron. Unas veces en bici y otras andando, avanzaron en su aventura. El campo estaba precioso, blanco como nunca lo habían visto así que a cada poco se detenían para sacar fotos.

- ¡Qué Navidad tan estupenda, chicos! - Exclamó Estrella mientras sacaba algunas instantáneas con su móvil-
- Y que lo digas, es un sueño poder ver nieve en Navidad - Contestó Patricia-

Retomada la marcha, no tardaron demasiado en llegar a los alrededores del Peñón, allí y a lo lejos pudieron divisar unas carpas que nunca antes estuvieron en el lugar. De colores llamativos, resaltaban extraordinariamente sobre el blanco fondo. Los chicos se miraron extrañados.

- Qué mal me huele esto- Dijo Pepa-
- Y a mí - Contestó Julián- Los vi ayer por primera vez pero a saber los días que llevan sin que nadie haya hecho nada. Fijaos en la cantidad de sacos y paquetes que tienen en la puerta. ¿Y si han robado alimentos o juguetes en las parroquias o en Cruz Roja? 
- Pues no lo vamos a consentir - Dijo Patricia enfadada- Iremos y sabremos qué traen entre manos esas gentes.

Montaron en sus bicis y se aproximaron, sin embargo y tras seguir el plan que habían trazado, pasaron de largo sacando algunas fotos y pararon en la primera peña para cambiar impresiones. 

- Muy raro todo, chicos - Apuntó Pepa- No sé a vosotros pero a mí no me ha salido ni una foto, todas negras.
- Anda..., y a mí - Dijo Julián- 

Uno a uno revisaron sus móviles para darse cuenta de que ninguna foto había quedado registrada . Parecía magia.

- Vale, pues paremos y entremos - Propuso Patricia-
- Estoy con ella - Contestó Estrella-

Bajaron con sus bicicletas en dirección a las carpas, sin embargo, el camino parecía transformarse y se hacía tedioso. Para colmo comenzó a nevar intensamente y un trayecto que debieron cubrir en menos de quince minutos, se convirtió en una hora larga. No sabían qué pasaba exactamente pero mientras más andaban, más parecían alejarse aquellas tiendas de campaña. Pepa empezó a preocuparse, si al menos Ferrari y Gambita estuvieran, su instinto les sacaría de aquel laberinto.



- Chicos, ¿qué está pasando? - Preguntó Estrella preocupada-
- Llevamos casi dos horas dando vueltas y no conseguimos acercarnos a ellas, es como si estuvieran ejerciendo sobre nosotros algún tipo de hechizo. - Contestó Julián-
- ¡Calla, Harry Potter! -  Exclamó Pepa divertida para quitar hierro al asunto, pero en realidad, ella también estaba asustada-

De repente comenzó a oscurecer y no había llegado el mediodía. La nevada intensa y la oscuridad terminó por desorientar a los niños que sin saber cómo, aparecieron de nuevo en el camino de vuelta al Tejar. Justo cuando desistieron de volver a las carpas, la nevada se detuvo y la luz volvió a brillar.

- Con que Harry Potter, ¡eh listilla! - Exclamó Julián- Pues ahora vas y me explicas qué ha sucedido porque no creo que ninguno de nosotros tenga una respuesta lógica.

Llegaron al Tejar y contaron al abuelo José lo que habían experimentado. No tenía ni pies ni cabeza pero el hombre decidió seguirles la corriente.

- Y decís que a medida que caminabais hacia las carpas, estas parecían alejarse - Dijo el abuelo mientras preparaba unas migas calentitas-
- Sí, abuelo. Entonces comenzaron a surgir de la nada otros caminos que parecían ser los correctos, pero que nos alejaban aún más. - Aclaró Pepa-
- ¡Y las bicicletas pesaban muchísimo! - Añadió Patricia-
- Bien, iremos a echar un vistazo mañana, he hablado con vuestros padres y pasaréis la noche aquí. Si queréis, claro. - Propuso el abuelo José-
- ¡Siiiiiiiiiiiiiii! ¡Qué bien! - Exclamaron los niños-

Caía la tarde en el Tejar, el abuelo José había ido con Dimas al otro cortijo para guardar los animales porque había comenzado a nevar de nuevo.  A la vuelta, la propuesta fue hacer un muñeco de nieve en la Charca de los Patos, propuesta que desató la locura entre los amigos, como era de esperar.


Entre risas y juegos se agotó el día. Gambita lo pasó de miedo con su amigo Ferrari porque si algo les gustaba es jugar con las bolas que los niños les tiraban. Una tarde perfecta en el lugar perfecto.
Ya de vuelta en el Tejar, cenaron en torno a la chimenea y convencieron al abuelo José para que pusiera unas mantas en el suelo y les contara cosas de cuando era pequeño. Poco a poco, fueron rindiéndose al sueño y solo Pepa y Gambita permanecieron atentos a aquellas historias que tanto les gustaban. Un final maravilloso para un día raro.
A la mañana siguiente, los chicos desayunaban entre risas a la espera de poder salir de nuevo a inspeccionar el entorno del Peñón. Había vuelto a nevar durante la noche y de nuevo los caminos se perdían. 
Gambita y Ferrari jugaban a perseguir los pocos copos que caían con lentitud desesperante y Dimas tenía buen cuidado de que no se acercaran a las cántaras de leche. A eso de las diez, el abuelo José les comunicó que había que ponerse en marcha si querían descubrir qué ocurría en el Peñón.
Al salir de la casa se toparon con una buena sorpresa y es que en la puerta les esperaba un carro tirado por dos hermosas mulas.

- ¡Nada mejor que un buen carro para andar por la nieve! - Exclamó el abuelo José radiante de felicidad -

Los chicos casi se atropellan por subir, todos querían ser los primeros en probar semejante medio de transporte.

- Abuelito, esto es como de la Edad Media ¡Qué divertido!
- ¿De la Edad Media? Lo que pasa es que los jóvenes de hoy en día no entendéis nada de medios de transporte eficaces. - Contestó el abuelo y todos rieron-
- ¿Os sabéis algún villancico bonito? - Preguntó Patricia-
- ¡Pues claro! - ¿Qué os parece "Más allá? - Propuso Estrella.
Y las voces de los niños se elevaron por encima de los hombres y de los pueblos, porque son esas voces las que llegan al cielo mucho antes que las de ningún otro mortal.

- Muy bonito el villancico, un poco moderno para mi gusto - Dijo el abuelo riendo-

Entre risas y cantes llegaron de nuevo al Peñón, las carpas permanecían en su lugar y no se advertía ningún movimiento en los alrededores. Los niños convencieron al abuelo José para que les esperase en un bar cercano, hacía frío y una aventura como aquella podía no ser buena para su salud.
Los primeros en enfilar el camino fueron Gambita y Ferrari que no tuvieron problemas en llegar. Los niños procuraban seguir a los animales a buen ritmo, pero hubo un momento en que les fue imposible. Vieron a perro y gato internarse en las carpas y de nuevo ellos volvieron a perderse sin poder ni siquiera aproximarse. De la nada, un bosque les cerró el paso y gentes con vestidos brillantes comenzaron a invadir los caminos que nunca habían estado allí.

- Chicos, esto es una alucinación - Dijo Julián-
- Este camino no estaba aquí ayer - Advirtió Patricia- Ni tampoco esos árboles. No sé qué nos está pasando, pero normal no es.
- Está claro, esas carpas, tiendas o lo que sean, guardan algo que produce este efecto. Solo espero que no sea como el de los corros de hadas y nos perdamos aquí por años. - Aclaró Pepa-
- Hija mía, desde luego cuando quieres eres única dando ánimos. - Contestó Estrella un tanto fastidiada-

Un joven vestido con pantalón bombacho y capa larga les salió al paso. Era alto, moreno y con cara de pocos amigos.

- ¿Estáis perdidos? - Preguntó sin más rodeos-
- Pues.., un poco - Contestó Patricia- Queremos llegar a aquellas carpas, pero hay algo que nos lo impide y que seguro tú nos vas a explicar.

Los chicos se miraron sorprendidos ante el desparpajo de Patricia. El joven sonrió y dio media vuelta.

- ¡Ey, no te vayas! - Le gritó Pepa-

El chico se giró de nuevo, en cada brazo llevaba a un animal dormido. Ferrari y Gambita.

- ¡Suelta a Gamba y a Ferrari! - Gritó Julián - ¡Si les has hecho algo a alguno de los dos, te enteras!. Y sacó un tirachinas que siempre le acompañaba.
- ¡Tranquilos, tranquilos! - Habló por fin el extraño joven - Sólo están dormidos y no precisamente bajo el efecto de un hechizo, sino a causa de un buen atracón de leche calentita con pan.

Los niños se miraron sorprendidos. ¿Quién era aquél tipo tan raro?

- No debéis estar aquí - Aclaró el joven con voz seria - Ni tan siquiera sabemos porqué podéis ver las carpas, pero desde luego es algo que vamos a aclarar ahora mismo. Venid conmigo. - Hizo un ademán y los chicos le siguieron sin pensarlo -

Llegaron a las carpas en un santiamén y allí, un intenso ajetreo les sorprendió. Idas y venidas de personas ataviadas con vestimentas de otras épocas, unos de tez negra, otros blancos, pero todos trabajando y sonriendo, como si lo que fuera que hacían les divirtiese. Portaban sacos de los que asomaban paquetes relucientes y de repente..., como un rayo a los niños se les abrió en la mente una explicación maravillosa para todo aquello.

- ¿Sois.., pajes? - Preguntó Pepa- ¿Pajes de Sus Majestades?
- Así es - Habló Metkén, que así se llamaba el joven que les había acompañado- Yo lo soy de S.M. Gaspar y llevamos aquí varias semanas ultimando detalles para la noche de Reyes. No obstante, nuestras carpas están bajo un potente hechizo que las hace invisibles a ojos humanos, por eso no sabemos cómo habéis dado con ellas.
- Las vemos perfectamente - Aclaró Julián - Otra cosa es llegar a vosotros.
- Son los animales -Aclaró otro chico alto y muy rubio que les estaba vigilando desde hacía un buen rato- Son vuestros animales los que rompen el hechizo.
- Pero ayer vinimos sin ellos - Terció Estrella-
- Sí, pero vuestros espíritus están tan relacionados, que sois puros como ellos. Ese es el motivo por el cual podéis vernos. 

Se miraron sorprendidos, no sabían si aquello era un sueño pero desde luego, fuese lo que fuese, pensaban vivirlo a tope.

- Y ahora - Dijo Metkén- Como comprenderéis, no podemos dejar que os marchéis hasta la noche de Reyes-
- ¿Cómooooo? - Gritaron a la vez.
- Si salís de aquí y contáis lo que habéis visto, la magia se romperá y ningún niño recibirá sus regalos. Por lo tanto, no hay alternativa.
- ¡No puedes retenernos! Exclamó Pepa - Mi abuelo nos espera y se llevará un susto tremendo si ve que no regresamos. ¿Es eso lo que queréis?

Los pajes se miraron.

- Y yo sigo teniendo mi tirachinas en el bolsillo - Añadió Julián-
- ¡Dilo otra vez y te quedas sin tu Scalextric! - Le amenazó Metkén apuntándole con el dedo-

Las niñas empezaron a llorar y entonces Ferrari y Gambita despertaron y se enfadaron. Los pajes no contaban con el cariño que los animales tenían a sus amigos y se armó una buena zarabanda.

- ¡Bastaaa! -Gritó el paje rubio- ¡Decid que paren y que este gato deje de morderme las orejaaas!

Al final y tras unos arañazos y algún que otro mordisco, los animales se tranquilizaron. Menudos pajes de pacotilla que no habían sido capaces de controlar a Gambichi y a su amigo.

- Esto solo pueden arreglarlo ellos - Se dirigió Metkén a los pajes que al escuchar el revuelo se habían congregado en el lugar-

Siguieron al joven hasta una tienda donde presidía un gran árbol de Navidad rematado con una estrella.

- Poneos aquí, pronto sabremos qué hacer con vosotros - Dijo Metkén cogiendo de la oreja a Julián-

Una potente luz iluminó la estrella y esta emitió algo parecido a un globo de gas brillante, en su interior se empezaron a formar tres figuras ...., muy conocidas.

- Son..., son..., ¡son los Reyes! - Susurró Estrella temblando de emoción- 

- ¡Así que vosotros sois los famosos cinco! Bueno..., seis - Dijo Melchor hablando a los chicos- Veamos, veamos, veamos... No habéis sido muy buenos hoy a juzgar por cómo están algunos de nuestros pajes. Sois conscientes, ¿verdad?
- Majestad, le juramos que ha sido sin querer, que Gambita y Ferrari pensaban que nos estaban haciendo daño y nos han defendido- Se apresuró a aclarar Pepa-
- Julián - Habló Baltasar- ¿Qué llevas en el bolsillo?

El chico palideció, intentó hablar pero no le salían las palabras.

- Pu pu pues.., un...
- ¡Tirachinas! - Exclamó Su Majestad- 
- ¡Pero es de juguete! - Aclaró-
- No, no lo es. Sólo esperamos que no sea para cazar pájaros - Le miró esperando su confirmación-
- ¡Por supuesto, Majestades! Lo llevo porque en nuestras aventuras siempre hay peligros, pero nunca he hecho daño a los animales. Eso sí...., he dado algún coscorrón a los hombres malos, pero nada grave.

Sus Majestades lo sabían y no podían aguantar la risa. Algunos pajes estaban hechos unos zorros de la lucha con Gambita y Ferrari y la cara de susto de los niños no podía mantenerse durante más tiempo, no era justo. Tenían que solucionar todo en seguida.

- Bien, bien - Habló S.M.Gaspar- Sabemos que sois muy buenos chicos y que ayudáis en la defensa del patrimonio arqueológico, que os gusta la Historia, que amáis la Naturaleza y que fomentáis valores como la amistad, el compromiso, la familia, la cultura... ¿De verdad pensabais que os dejaríamos sin regalos por alguna que otra trastada?

La cara de los pequeños se iluminó, nunca habían creído eso de que los Reyes traen carbón a los niños malos, porque no hay niños malos, solo mayores irresponsables.

- Todo lo que habéis vivido estaba ya programado - Aclaró S.M. Melchor- Aunque hemos de confesar que no contábamos con el rifirrafe de los animales con los pajes - Y se tapó la boca para reír a carcajadas-

- Entonces... -Tomó la palabra Estrella- ¿Ya sabíais que íbamos a venir?
- Por supuesto, querida. - Contestó S.M. Melchor- No podíamos dejar pasar la oportunidad de conocer a estos cinco, bueno seis, aventureros y  aprovechar vuestra generosidad para algún que otro trabajillo que deseamos encargaros.

El ambiente se hizo distendido y la felicidad se colgó del corazón de los pequeños y de sus peludos amiguitos. Por supuesto, podrían volver con el abuelo siempre y cuando guardaran el secreto de todo cuanto habían visto y escuchado. Antes de marchar, S.S.M.M. les dieron un importante mensaje para niños y mayores.

- Nosotros, los Reyes Magos, no castigamos a nadie, no juzgamos ni llevamos cuentas de nada,  
solo somos magos y los magos hacemos magia, es decir, FABRICAMOS FELICIDAD. 
Id y decid a los niños que si algún día os traemos carbón será para que nunca olvidéis vuestras minas..., aquellas que os trajeron riqueza. Mientras, os dejaremos esperanza,  ilusión y amor, que son nuestros regalos más especiales. 

De lo demás que hablaron no se sabe, pues S.S.M.M. encargaron unos trabajos a los niños pero no creo que podamos (de momento), saber de qué se trata. Antes de marchar, Julián pidió disculpas a Metkén y este simplemente le abrazó y colgó de su hombro una maletita con pinceles y óleos. 

- Un pequeño adelanto - Dijo guiñándole un ojo-

Ya de vuelta con el abuelo José, le contaron la versión que los pajes les habían sugerido y regresaron felices en el carro. Tampoco el abuelito había perdido el tiempo pues había cambiado las mulas por unos terneros. 
De regreso al Tejar, cada niño se dio cuenta de que en sus bolsillos había algunos regalos anticipados y lloraron de emoción. Pero no contaron con que en los bolsillos del abuelo también había presentes que el hombre nunca supo cómo explicar y que atribuyó  a la generosidad de los pequeños.

- ¡Y ahora a comer! - Exclamó Dimas que les esperaba con una sopa bien calentita.
- Chicos.., ¿sabéis una cosa? - Preguntó Pepa- ¡Estrella tiene novio!

Se armó tremendo revuelo y Estrella sonrojada negó las palabras de su amiga.

- ¡Cuéntanoooooos! - Le animó Patricia-
- ¡Pepa eres tonta, eh! - Exclamó Estrella- No es mi novio, es un amigo que va a mi cole, pero si queréis saber quien es, tendréis que venir a Mérida.
- ¡Trato hecho!- Dijeron

Y así fue como los cinco más Ferrari, se toparon con los pajes de S.S.M.M. los Reyes Magos de Oriente y sus carpas mágicas llenitas de regalos. Lo que no sabéis es que esas carpas no solo se montan a la sombra del Peñón y que como Casa Encantada es especial, hemos podido obtener fotos de todo. ¡Mirad, mirad!

No olvidéis mirar a la cruz de nuestro querido Peñón en estos días porque la magia nace en lo más alto de sus rocas. Feliz 2020 y feliz Noche de Reyes.


Un recuerdo entrañable en este cuento para el perrito Ferrari, que vivirá por siempre en Casa Encantada porque todo lo que se nombra, se hace eterno. Una mención especial para Julián, para que abra su corazón a otro perrín que pronto le hará tan feliz como el que ya marchó. 

Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento informático, el alquiler o cualquier otra forma de cesión de la obra sin la autorización previa y por escrito del titutar del copyright. Código de registro:1803146136393      
Todos los derechos reservados.
Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales.

viernes, 3 de febrero de 2017

Aventuras de Pepa Jones y su gato Gambita. Sucesos en el Museo Nacional de Arte Romano.

Pepa Jones pasaba la tarde del viernes con el abuelo José y con Gambita en El Tejar, en esa zona de la vieja Córdoba a medio camino entre la capital y Mérida, es decir, en término de la misma Mellaria romana.
Terminaba sus deberes cuando el móvil sonó. Era Estrella enviando WhatsApp al Gambigrupo.

Estrella: ¡Hola Gambigrupo! Me pregunto a qué hora llegaréis a Mérida mañana, además de la visita al Museo, os tengo una sorpresita y me gustaría saber si estaréis aquí al mediodía.
Todos: ¡Holaaaaaaaa!
Pepa: Pues nuestra intención es estar a las doce, ¿no chicos?
Patricia: Sí, me ha dicho mi padre que llegaremos a esa hora, así que a las nueve y media todo el mundo preparado en El Tejar.
Julián: ¡Estupendo! Yo ya tengo mi maleta, así que no me dejáis en tierra. Por cierto, ¿qué va a pasar con Gambita? ¿Podrá venir?
Estrella: He tenido que solicitar un permiso especial en el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida porque los únicos animales permitidos son los perros guías. Al final he conseguido un pase para que Gambita nos pueda acompañar.
Patricia: ¿Y para Pepa? Si sólo admiten perros guías y gatos aventureros, Pepa se queda en la puerta.
Pepa: ¡Muy graciosa!
Todos: Jajajajajajaja.
Estrella: Bueno chicos, os veo mañana en la Plaza de España. Besos a todos.

La visita a la antigua Emérita era algo que tenían pendiente desde Navidad, pero los papás de los niños tenían que organizarse para poder llevarlos. Un grupo entusiasta de la Historia no podía estar mucho tiempo sin acudir a un lugar como aquél; mágico, antiguo y lleno de cosas por aprender.
Al día siguiente, Pepa despertaba en El Tejar como cada sábado y preparaba con ilusión su maleta para la visita a Mérida. Lo peor era Gambita, desde que vio el trasportín, estaba enfadado pensando que iría al veterinario así  que no había modo de hacer entrar al listo animal.

- Vamos, gatito bueno. ¡Si vamos a Mérida! Y podrás venir al Museo. ¿Sabes que lo construyó Rafael Moneo? Es uno de nuestros mejores arquitectos, ¡no puedes perdértelo!

El gato la miraba con cara de susto desde el otro lado de la habitación.

- Vale, si no quieres entrar, te quedarás aquí con abuelito pero te perderás la aventura. No podrás ver la ciudad que el emperador Augusto mandó construir nada menos que en el año 25 a.C. Encima, es uno de nuestros emperadores prefes.  ¿A que no sabes por qué hizo aquel lugar, eh Gambichi?

El animal giró la cabeza y la observó con intriga.

- ¿Has oído hablar de las Guerras Cántabras?  Pues mira, esas guerras enfrentaron a los pueblos astures y cántabros contra el Imperio romano. Y sí, astures de asturianos y cántabros de Cantabria, nuestros amigos del norte de España.
El caso es que el emperador Augusto, le encargó al legado Publio Carisio que construyera Mérida para que se asentaran allí los soldados romanos licenciados en esas guerras. Por cierto, se llama Emérita por esos soldados, que eran "eméritos", lo que vendría a ser un señor jubilado de ahora.
¿A que no sabías todo eso? ¿Y el nombre de las legiones a las que pertenecían esos viejos guerreros? No sabes nada, Gambita, de verdad. Mira, eran estas: Legión X Gemina y V Alaudae. ¡No te acostarás sin saber una cosa más! Y ahora..., me marcho, querido.

Cuando el minino vio que la niña guardaba la maleta en el coche donde esperaba el resto del grupo, salió raudo y entró en los asientos de atrás a través de la ventana que Julián llevaba abierta.

- ¡Pero bueno Gambita! ¿Y tu trasportin? - Preguntó el niño cogiendo al animal y riendo la ocurrencia.
- ¡Aquí está! -Contestó el abuelo José acercándose al coche-

Esta vez no hizo falta convencerlo, él solito entró en el trasportín y se hizo un ovillo. Julián lo colocó en el asiento, entre él y Pepa, Patricia viajaba delante.

Cuando llegaron a Mérida, Estrella los recibió feliz. Aprovechando el buen tiempo, les preparó una fiestecita de bienvenida en la Plaza de España, allí había unos kioscos donde las familias se daban cita y celebraban cumpleaños. Lo pasaron de miedo jugando y comiendo tantas cosas ricas que habían dispuesto para ellos.
La niña aprovechó para presentar sus amigos de Mérida al grupo, cuando llegó el turno de Pedro, todos se miraron, era el chico del que les había hablado su amiga en Navidad.
Pedro trabó amistad con ellos en seguida, especialmente y como era de esperar, con Julián y Gambita.
Las chicas llamaron a un lado a Estrella para interesarse.

- ¿Es el chico del que nos hablaste, verdad? - Preguntó Pepa-
- Siiiii ¿A que es mono?
- Mucho - Contestaron las chicas- ¿Nos acompañará esta noche? - Preguntó Patricia -
- Sí, él no se pierde nada relacionado con nuestra historia.
- ¡Estupendo! Pues ponte muuuy guapa. ¡Y le diremos a él que haga lo mismo! - Propuso Pepa riendo de buena gana-

Al llegar la tarde, Estrella les anunció que había que ir a casa a descansar porque les esperaba una noche movidita. No sabían entonces hasta qué punto.

- Bueno amigos, esta noche y como algo excepcional, se hará una visita guiada al Museo y luego escucharemos una conferencia sobre el desastre de Teutoburgo. Vienen arqueólogos alemanes a hablar sobre este hecho así que somos privilegiados por poder asistir. Eso sí, tendremos que ser buenos y estar calladitos.

- Pero podremos  preguntar, ¿no? - Interrumpió Julián-
- Por supuesto, por supuesto. - Contestó Estrella -

De vuelta a casa, fueron comentando el llamado "desastre de Teutoburgo", ocurrido en un bosque alemán en el año 9 d.C y que implicó a romanos y tribus germanas (alemanas).

- La verdad es que no sé qué pudo llevar al gobernador Varo a tomar la decisión de atravesar aquel bosque oscuro y tenebroso con tres legiones, seis cohortes auxiliares y tres alas de caballería. - Se preguntó Julián en voz alta-
 - ¡Más un montón de civiles! - Apostilló Patricia-
- Bueno, si el chico que tienes a tu lado y que consideras como un hijo, te dice que la mejor manera de llegar hasta el Rin es pasar por ese bosque, tú pasas. ¿Cómo iba a desconfiar de Arminio? - Pregunta Pepa-
- Pues porque era un querusco - Contesta Julián-
- Sí, pero él no sabía que lo iba a traicionar y eso que hubo quien le advirtió que pasaría. - Añadió Estrella-
- Como quiera que sea, no me imagino el miedo que pasarían en el bosque de Teutoburgo, en aquella emboscada de la que no saldrían vivos. Creo que Arminio se pasó un poco - Dijo Julián-
- Los germanos siempre vieron como invasores a los romanos y Varo además era una persona codiciosa y poco diplomática que quiso romanizar por la fuerza. Se la tenían jurada. -Contestó Pepa-
- ¡Publio  Quintilio Varo, devuélveme mis legiones! - Gritó Patricia simulando que golpeaba su cabeza contra una pared, imitando al emperador Augusto, del que dicen golpeó su cabeza contra una puerta al recibir la noticia de la pérdida de las legiones XVII, XVIII y XIX.-
- ¡Quintili Vare, legiones redde! - Repitió Estrella en latín-


Entusiasmados, llegaron a casa y descansaron hasta las nueve de la noche, hora de la visita nocturna al Museo. No eran los únicos, un grupo de unas cincuenta personas se congregaba a las puertas para asistir al evento.
Visitas nocturnas guiadas acompañadas de conferencias. Buena combinación, pensaron los chicos.    
Gambita iba andando, pegado a los niños para evitar que lo pisaran. Algunas personas se sorprendieron al ver  un gato haciendo cola para entrar a un Museo, pero en general, se acercaron a jugar con él y a regalarle caricias.
La visita fue magnífica, con poca luz el espectacular edificio parecía alargarse aún más, sus altísimos arcos se transformaban en figuras fantasmagóricas bajo la luz ambarina, y el ambiente se volvía misterioso y excitante.

Nota: Vídeo realizado por José Luis Santos Fernández.  Red Social de Arqueólogos e Historiadores Terrae Antiqvae. Para saber más, podéis acceder a su página en la sección de este blog "Otras casas",  la pagina citada aparece en primer lugar. No olvidéis visitarla.

- Chicos, ¿no os resulta curioso que sean arqueólogos alemanes los que vengan a hablar a Emérita Augusta del desastre de Teutoburgo? - Preguntó Estrella-
- La verdad es que sí, teniendo en cuenta que Augusto mandó construir esta ciudad y que él era el emperador cuando ocurrió todo aquello...., ¡curioso y perverrrrso, diría yo! - Dijo Pepa arrastrando las erres en voz baja y provocando la risa de los amigos-
- ¿Y Gambita? - Preguntó Patricia-
- Estaba con Pedro y Julián  hace un minuto, creo que se habían adelantado para coger buen sitio en la sala de conferencias- Contestó Estrella-

Al llegar a la sala, los chicos aguardaban en primera fila, pero ni rastro del gato.

- ¿Gamba no está con vosotros? - Preguntó Pepa preocupada-
- No..., pensábamos que estaba con vosotras- Contestó Pedro-

Los amigos se miraron y se hizo el silencio. Un gato suelto en un Museo lleno de piezas arqueológicas no era una buena noticia.

- ¡Oh, Dios mío!, ¡espero que no le dé por hacer trastadas! - Exclamó Pepa preocupada-
- No te preocupes- Intervino Julián- Ya sabes que Gambita es independiente pero que no suele hacer nada malo, no es destrozón. Un poco gamberrete, nada más.
-Precisamente su vena gamberra es la que me preocupa. En fin, esperemos que no ocurra nada - Contestó Pepa uniendo sus manos y mirando al techo-

Cuando todo el mundo se hubo acomodado, dos señores rubios y muy altos entraron en la sala. Eran los arqueólogos que darían la conferencia.

- Anda que estos dos son de Cádiz, sabes.... - Dijo Julián a Pedro provocándole una risa incontenible-
- ¡Chsssss, chicos por favor! - Les regañó Estrella-

José María Álvarez, director del museo, tomó la palabra. Primero agradeció la asistencia y aprovechó para recordar que en 2016 se cumplieron 30 años de la inauguración del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida. Habló de las actividades que se venían realizando, en especial, de aquellas que implicaban a los más pequeños. Entonces, se giró hacia los chicos y les dio las gracias por estar presentes. Dijo que era un placer comprobar que los niños se interesaban por la Historia y les pidió que al final de la conferencia, preguntaran todo aquello que desearan saber o aclarar.

- Y como no quiero extenderme más, os dejo con Alexander Kahler y Herbert Scheider, expertos en la batalla del bosque de Teutoburgo. Bienvenidos a la hermosa ciudad de Mérida- Terminó el director-

El más joven de los dos se dirigió al centro y comenzó a hablar de las tribus germanas. El otro, algo más entrado en años desapareció del escenario dejando el protagonismo a su compañero.

- Mira que si saca ahora un gladius y nos pone a todos a hacer la instrucción... - Dijo Julián muy bajito-
- Desde luego..., ¡eres temible! -Contestó Patricia-
- Además, no puede llevar gladius porque es una espada romana - Aclaró Pepa-
- Hispana más bien, diría yo, -Aclaró Julián-
- ¿Queréis callaros? - Volvió a reñir Patricia-

Alexander hablaba del pueblo querusco cuando las luces se apagaron y la sala se sumió en una absoluta oscuridad. Casi seguido al apagón, se oyeron dos portazos. Los habían encerrado.
El señor Álvarez se levantó en seguida y llamó a la calma para que la situación no se descontrolase.

- Por favor, señoras y señores, no se preocupen. Ha debido ser un corte de fluido eléctrico pero les aseguro que muy pronto será restablecido. - Habló el director-

Sin embargo, no era normal que las luces de emergencia se hubieran apagado también. Así se lo hizo saber Chelo, la portera mayor,  que intuía que había algo más detrás del apagón.
Iluminándose con los móviles, se dirigieron a las puertas para comprobar que alguien los había dejado encerrados.

- Tenemos que abrir las puertas como sea antes de que estas personas entren en pánico - Dijo el señor Álvarez a Chelo intentando controlar los nervios-

Una señora mayor sufrió un desmayo y el miedo comenzó a expandirse por el lugar- Todos corrieron a socorrer a la pobre mujer, pero a partir de ahí, la situación se complicó.

- Chicos, este apagón no puede ser fortuito - Comentó Pedro-
- Desde luego que no, está claro que algo está pasando fuera y por eso nos han encerrado. - Contestó Pepa-
- ¡Un robo! -Exclamó Estrella- Sólo alguien que va a robar se toma tantas molestias.

Se escuchó un fuerte golpe, al poco tiempo un grito de dolor y un gato maullando muy enfadado. Gambita se había topado con los malhechores.

- ¿Habéis oído eso? - Preguntó Julián - ¡Ha sido Gamba!
- Me parece que alguien lleva un lindo recuerdo de nuestro minino - Dijo Patricia riendo satisfecha-

El encierro duró exactamente treinta minutos, todo terminó cuando consiguieron que la luz volviera gracias a las gestiones de Chelo. En el centro del escenario de conferencias estaban los alemanes con cara de susto, no parecía que se hubieran movido de allí. Los asistentes a la charla tan pronto regresó la luz salieron de la sala, pero no pudieron abandonar el edificio porque la policía acababa de llegar.
El director recorrió el Museo para toparse con una desagradable sorpresa y es que la cabeza de Augusto velado había desaparecido, en su lugar, había un sobre que la policía no permitió que nadie tocase. No parecía faltar nada más, de momento.



- ¡Es horrible! ¡Es nuestro fundador y esa estatua no puede desaparecer así como así! - Exclamó el señor Álvarez muy enfadado!
- De verdad que todo esto es muy raro - Reflexionó Pepa - Qué casualidad que desaparezca la cabeza de Augusto justo en una conferencia sobre la batalla de Teutoburgo.
- Ya es raro, sí... - Añadió Estrella pensativa-
-  Tenemos qué saber lo que pone en esa carta - Dijo Pedro- Hay que pegarse a la policía.
- ¡Buena idea! - Contestó Patricia-

Pero no hizo falta, el director del Museo leyó en voz alta la nota que habían dejado los malhechores.

- Han robado la cabeza de Augusto y la colección de monedas. Piden un rescate o todo será destruido  en el plazo de 24 horas - Dijo apesadumbrado -

- ¿Cómo? -Preguntó Pepa indignada- ¡No se preocupe señor Álvarez!, nosotros estamos más que acostumbrados a tratar con esta gente. ¿Verdad chicos?
- ¡Por supuesto! - Contestaron a la vez-
- Estrella, ¿las monedas son todas de aquí? - Preguntó Patricia a su amiga.
- No, la mayoría de la colección ha sido adquirida en subastas pero hay piezas acuñadas en Mérida.
- Vaya... -Dijo Julián- Eso debe tener mucho valor para vosotros.
- Así es - Contestó Pedro - Pero si tuviera que elegir entre lo que han robado, me quedaría con la cabeza de Augusto velado. Ese retrato está dedicado al culto imperial.
- Tiene razón Pedro - Siguió Estrella - Para esta ciudad es importante recuperar esa escultura, representa a Augusto como Pontifex Maximus, máxima autoridad religiosa. Es nuestro fundador, sin él esta ciudad jamás hubiera existido.
- No os preocupéis chicos, recuperaremos todo. - Les animó Pepa-

En ese momento apareció Gambita que parecía venir de una batalla. Se le desprendían bolas de pelo cuando lo acariciaban y eso era señal de que había estado envuelto en una pelea.

- Bien precioso. Tienes que decirnos con quien te has peleado porque estoy seguro de que tú te has defendido y quien sea debe llevar un bonito recuerdo "gambitero"- Dijo Julián tomando en brazos al minino-

Estrella se acercó al señor Álvarez para preguntar si se sabía el lugar en el que habría de entregarse el rescate, necesitaban saber ese dato para poder organizarse.

- Querida niña, marchaos a casa, ha sido una noche desagradable y siento mucho que hayáis tenido que vivirla. - Contestó el director poniendo su mano sobre la cabeza de la pequeña- Podéis iros si así lo deseáis.
- Se lo agradecemos pero...,¡ni pensarlo!, de aquí no nos movemos hasta que no sepamos quien se ha llevado la cabeza de nuestro fundador - Contestó la niña-
- Muy bien, encontraremos esa estatua. Te lo prometo. -Contestó el señor Álvarez-

Entre tanto, Pepa y Julián daban conversación al policía que tenía la nota.

- La verdad señor, no hemos visto nada pero nuestro gato sí. - Dijo Pepa-
- ¿Vuestro gato? ¿Habéis venido al Museo con un gato?
- Sí..., verá, es una larga historia, El caso es que hemos escuchado un ...

Julián se quedó con la palabra en la boca cuando el policía levantó las manos en un claro gesto de hacerlo callar.

- Niños, no tengo tiempo para vuestras fantasías... - Cortó el policía de manera abrupta-

Pepa y Julián se quedaron asombrados pero decidieron no rendirse e investigar por su cuenta. Por supuesto, no compartirían con el policía antipático la información que tenían.
Los chicos comenzaron por observar a todos los asistentes a la conferencia. Alguien tenía que tener heridas si se había enfrentado a Gambita. Pedro y Estrella preguntaron a dos señoras de mediana edad que estaban siendo asistidas por el equipo médico trasladado hasta allí. Una de ellas dijo que había resbalado en la oscuridad y al caer se golpeó en el costado. No, ella quedaba excluida.

- Chicos, hay que observar principalmente a personas que tengan heridas en la cara y en las manos - Propuso Patricia-

Sorprendentemente, había más heridos de los que pensaban. En una situación de pánico las personas pueden llegar a perder el control y eso había sucedido con algunas; presas del miedo, habían tropezado y caído haciéndose heridas y hasta fracturas. En total, tres personas reunían las características que los chicos buscaban, una de ellas era Herbert Scheider, el arqueólogo alemán que tendría que haber dado la segunda charla.

- ¿Habéis observado la mano izquierda de Herbert? - Preguntó Pepa-
- Sí, lleva una venda y además el puño de la camisa tiene sangre - Contestó Estrella-
- ¿Y si vamos a preguntar por su estado? - Propuso Patricia-
- Bien pensado - Dijo Pedro- No sospechará de un puñado de niños. Estrella por favor, ¿me acompañas?

Estrella y Pedro se acercaron al alemán mientras los chicos observaban en la distancia la escena.

- Señor Scheider, ¿se encuentra bien? -Preguntó la niña- Veo que lleva una mano vendada-
- ¡Oh, sí! Gracias, es sólo un rasguño - Contestó el alemán con un español bastante aceptable-
- Está sangrando, señor. La otra mano - Señaló Pedro la mano derecha del arqueólogo-

Scheider se miró la palma de su mano, surcada por arañazos que sólo podían ser de un animal. Estrella, muy avispada, descubrió que la chaqueta del caballero estaba llena de pelo blanco y ese pelo era sin lugar a dudas de Gambita. Prudentemente, se despidieron y se reunieron de nuevo con los demás.

- ¿Qué habéis averiguado? -Preguntó Julián-
- Chicos, es él - Contestó Pedro - Tiene arañazos en las manos y la chaqueta llena de pelos de gato. Aunque lleve una venda, su mano izquierda está surcada también por las uñas de Gambita.
- Bien, pues vayamos a hablar con él. Que venga Gamba - Propuso Pepa-

Cuando el alemán los vio llegar acompañados del felino, quiso escapar pero Pedro y Julián le cerraron el paso.

- ¡"Quieto parao", querusco! - Le dijo Julián cortándole la salida-
- ¡Sabemos que ha sido usted quien ha robado la cabeza y las monedas!- Le espetó Estrella-
- ¿Yo? ¿Pero qué estáis diciendo? ¡Yo no he robado nada! - Contestó asustado al ver de nuevo a Gambita en actitud desafiante-
- ¿Y entonces por qué se asusta tanto al ver a nuestra mascota? - Preguntó Patricia acercando al gato-
- ¡Apartad a esa fiera de mi vista! - Gritó el alemán-
- Llamad a la policía chicos, creo que el señor Scheider tiene algunas cosillas que explicar. -Dijo Pepa-
- ¡Os digo que yo no he sido! -Insistió el arqueólogo-
- ¿Y entonces cómo explica esos arañazos y el pelo en su chaqueta? - Preguntó Julián- Hemos oído perfectamente un maullido, sus gritos y un golpe.
- ¡Claro! Porque cuando se apagó la luz, yo estaba viendo la estatua de Augusto. Es cierto que me ausenté durante la charla de mi colega, pero chicos no sabéis lo que es escuchar lo mismo una y otra vez durante dos años. También es cierto que me salté el cordón de protección donde están las estatuas, pero yo no he robado nada. - Se explicó Herbert-
- No le creo -Le dijo Pedro-
- Veréis. Yo estaba justo al lado de la cabeza de Augusto cuando la luz se apagó, en ese momento alguien a mi lado se movió y de la nada salió un gato que asustado debió tirar la estatua. No cayó en el suelo, golpeó a alguien que sí acabó rodando por él. Apenas se quejó pero por su lamento me pareció una mujer. No estoy seguro porque ese endemoniado gato comenzó a arañarme y morderme y no podía hacer nada por quitármelo de encima. - Dijo señalando a Gambita que en señal de reconciliación achinó los ojos- Los gritos que se oyeron eran míos.
- Pepa, creo que sé quien puede ser el ladrón, mejor dicho.., la ladrona,- Dijo Pedro-
- Te sigo, esa dama del golpe en el costado y esa otra que se desmayó tan oportunamente. Creo que  las dos tienen mucho que contar. -Contestó Pepa-
- Señor Scheider, le hemos acusado injustamente de un robo y lo sentimos mucho, espero que nos perdone - Preguntó Pedro-
- Por supuesto, chicos. Sois muy listos, nadie más me ha preguntado por las heridas o le ha extrañado que un gato ande por aquí. Si me permitís, os acompaño. - Contestó el arqueólogo-

Buscaron a la mujer entre la gente pero no había ni rastro de ella.

- Si está herida, como creo, no puede haber ido muy lejos - Dijo el alemán-
- La última vez que la vimos estaba siendo atendida por un médico, puede que esté ya en el hospital - Aclaró Estrella-
- O no. - Mirad chicos, las ambulancias siguen en la puerta - Señaló Pepa-

A todo correr, se dirigieron a la que tenían más cerca y la diosa Fortuna hizo que la mujer estuviera siendo ingresada en ella.

- ¡Un momento! - Pidió el señor Scheider- He de hablar con esta mujer.

Cuando la señora vio al gato y al arqueólogo quiso levantarse de la camilla, pero los chicos se lo impidieron.

- ¡Ahhh, no! ¡Te vas a quedar en esa cama hasta que nos digas qué has hecho con la estatua de nuestro fundador! - Le dijo Pedro-
- Chicos es ella,  no olvidaría ese extraño perfume ni en un siglo. Al principio me chocó el olor, no podía relacionarlo con nada debido a su toque picante y amaderado, pero ahora no hay duda - Aclaró Herbert-
- Pero mira que eres torpe hija mía, ¡ponerte perfume caro para ir a robar! - Le dijo Pepa-
- ¡No diré nada a estos mocosos! - Gritó la mujer nerviosa-
- ¡No se preocupe¡ Ya nos lo cuenta a nosotros - Habló el policía antipático que había permanecido atento a todos los movimientos del Gambigrupo-
- Anda, ¡llegó Agripa! Ea, pues ya estamos todos - Murmuró Julián-
- ¡Chicos, enhorabuena! -Exclamo el agente-. El señor Álvarez me recomendó no perderos de vista, me contó que habéis dado con ladrones de patrimonio en vuestra zona y que era mejor dejaros a vuestro aire. Por eso - habló dirigiéndose a Julián- te interrumpí de mala forma cuando ibas a contarme lo que habíais descubierto. No quería coartar vuestra iniciativa dándoos apoyo. ¡Sois fantásticos!

Los niños se miraron sorprendidos, ¡vaya una forma de animarlos a investigar! Pero rieron satisfechos cuando supieron que las ladronas no pudieron sacar del museo el botín porque Gambita en su acelerada huida durante el apagón, hizo caer a Augusto sobre su captora y le partió dos costillas.

- Vaya..., eso sí que es un buen emperador, ¡ganando batallas dos mil años después de su muerte! - Exclamó Pepa divertida-
- Tenían cuatro cómplices más, -aclaró el policía- uno que se encargó de desconectar toda la luz del museo y que les esperaba fuera, otro que subió a robar las monedas, -fue el fortísimo golpe que escuchasteis durante el encierro-, y dos que se encargaron de los vigilantes, pero todo se torció cuando la cabecilla del clan salió herida. Tuvieron que esconder a prisa y corriendo el botín en la Cripta del Museo, exactamente en el lugar donde se halla la vivienda romana.
- Vaya... -Dijo Julián- Parece que lo tenían todo perfectamente planeado. ¡Y qué mala baba esperar a que vinieran los alemanes para culparles del robo!
- Muy retorcido chicos, pero gracias a vosotros hemos podido atraparlos. Espero que os quedéis unos días por aquí, os llevaré a conocer las instalaciones de la Policía. ¿Qué os parece? - Propuso el agente-
- ¿Y nos dejará poner la sirena en su coche? - Preguntó Patricia-
- ¡Eso está hecho! - Contestó el policía guiñándoles un ojo-

A los niños les encantó la propuesta y aceptaron encantados.

- Señor Álvarez, ¿cómo pudieron los ladrones llevar la cabeza hasta la domus? Si no recuerdo mal, durante el recorrido vi un puesto donde tendría que haber un vigilante de sala. - Preguntó Pepa al director del Museo-
- Muy observadora, Pepa. En realidad no había vigilante, no íbamos a incluir la visita a la Cripta y la vivienda romana, pero a última hora, Chelo y yo pensamos que sería una pena negarles la oportunidad de ver esta zona a personas venidas de muy lejos sólo para vivir esta experiencia. A fin de cuentas, éramos un grupo reducido y especial, no intuíamos que pudiera pasar algo así.  No me explico cómo los malhechores han podido infiltrarse y lo que es peor, cómo han burlado a los vigilantes que custodian la zona donde se exhiben las monedas.
- Eso puedo explicarlo yo- Interrumpió de nuevo el policía- Hemos encontrado a varios vigilantes sin sentido, los médicos nos han dicho que les suministraron un fuerte somnífero, pero quédese tranquilo,  están fuera de peligro. Señor Álvarez, esa gente estaba bien organizada, es igual que hubiera habido vigilancia en la Cripta, los habrían reducido como a los demás No le dé más vueltas porque todo ha terminado bien. Y ahora, vayan a descansar, se lo han merecido.
- Pues si todo está bien, ¿qué os parece si mañana vamos a visitar el Teatro y el Anfiteatro y os cuento una historia de naumaquias? - Propuso el señor Álvarez al Gambigrupo-
- ¡Oh, sí! ¡Sí por favor! - Exclamó Patricia- ¡Nos encantará conocer cómo llenaban de agua el Anfiteatro y metían barcos dentro!
- Y nosotros le contaremos cosas de Mellaria, ¿sabe que el Guadiato cordobés también era romano? - Le preguntó Pepa-
- Claro, querida niña, los directores de Museos arqueológicos, ¡lo sabemos todo sobre romanos!- Contestó el señor Álvarez riendo-

Antes de marcharse a casa y acompañados de su amigo, los niños fueron a comprobar que  la cabeza de Augusto velado estaba de nuevo en el lugar que le correspondía.


- Es impresionante, ¿verdad chicos? - Dijo el director-
- Sí, ahí está mirándonos el gran Augusto que estuvo, está y estará en Mérida por los siglos de los siglos - Habló Pedro-
- En su casa, que es donde debe estar -Añadió Pepa satisfecha-
- Bueno niños, ¡a casa! Mañana tenemos un día repleto de visitas así que tenéis que descansar muy bien y desayunar mejor -Les dijo el señor Álvarez-
- Pierda cuidado, con ese jamón tan rico que tienen en Extremadura, ninguno saldremos de casa sin haber comido antes una buena tostada -Dijo Julián provocando la risa de todos-

Y se marcharon de la mano de su nuevo amigo, José María, como le pidió que le llamaran. A ratos, discutían porque todos querían estar a su lado, disputa que solucionó proponiendo que se agarraran fuerte a su chaqueta.
Felices, caminaron junto al director, un hombre al que admiraban mucho más que a esos chicos del balón que salían por la tele; y es que él representaba todo aquello que nuestros niños querían ser de mayores: un gran profesional, un buen hombre y un gran conocedor de esa Historia maravillosa que aguarda como un tesoro a la espera de ser descubierto. ¿A qué esperáis?


NOTA: Muchas gracias a Olga García Balongo y M. Estrella Sánchez Cordero por contarme tantas cosas que me han permitido construir el cuento.
Gracias a Javier Romero por ayudarme con las fotos y hacer "desaparecer" a nuestro querido Augusto.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento informático, el alquiler o cualquier otra forma de cesión de la obra sin la autorización previa y por escrito del titutar del copyright. Código de Registro: 1803146136393      
Todos los derechos reservados.
Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales.