miércoles, 28 de febrero de 2018

LA CIUDAD DEL VIENTO

El viento arropa a una ciudad que no se detiene, observo a través del enorme ventanal a las gentes luchando contra la furia de Eolo, la fuente que se muere de risa salpicando a los incautos que pasan demasiado cerca y las carcajadas de los jóvenes que son como burbujas explotando y llenando todo de esperanza. Mi té está caliente, me sumerjo en su sabor especiado y en las letras que me acompañan.

“Por favor, por amor, por caridad;

que alguien me diga 

quien soy, si soy, qué hago yo aquí, mendigo.

Las ardillas-esfinges de Central Park

me proponen enigmas para que los descifre:

“vive y deja vivir”.

Y siento miedo. Soy el niño

que en el pasillo oscuro oye el jadeo del jaguar,

y canta, y canta y canta para ahuyentarlo,

para que la sombra no sea”

Dos chicas alemanas ríen y hablan a mi lado, la gente es la misma allá donde vayas; ama, ríe y sufre de igual manera que esta que pasa y vive en Córdoba. Sea esta gente u otra, el mundo cambia y las personas permanecen en vida y en memoria.
Se acerca la camarera para saber si deseo algo más y le pido alguna forma de gratitud: que sea dulce, por favor. Diligente, me prepara un paquete lleno de ”gracias” rematado con un enorme lazo verde. ¿Cabe el agradecimiento en algo tan pequeño?
Ahora soy yo quien sale a enfrentar al dios del viento, el pelo se me enreda en la cara castigada ya de otros vientos y otros días. De repente caigo en la cuenta de que no es mi pelo de siempre y que echo de menos el rubio, rizado y despreocupado del verano, ese que me acompaña en días largos llenos de pecas y agua clorada bajo el sol potente de Andalucía.
Hay un chico en el semáforo con el pelo azul, le sonrío y le digo que me encanta, su cara se ilumina y se lee el asombro y la sorpresa. Me da las gracias, pero apesadumbrado me confiesa que a su madre no le gusta. Cuando el semáforo se pone verde, se despide con una enorme sonrisa. Es muy fácil hacer felices a las personas, pero no estamos acostumbrados a regalar amabilidad. ¿Por qué no sonreímos más? ¿Tanto nos cuesta dedicar un pensamiento benevolente, sonreír a un bebé, dar los buenos días, ser amable con el dependiente?
Camino mientras el viento decide darme una tregua. Dos señoras mayores y elegantes como sólo Córdoba sabe serlo se cruzan conmigo y me dedican una fugaz pero efectiva mirada de examen, una de ellas me sonríe y enseguida sé que mi ropa le gusta, es ese código secreto femenino que nos hace conectar .
Al llegar a mi destino, una puerta giratoria me enciende la imaginación. La necesito para mis cuentos, ¿cómo sería que mis personajes entraran en una de esas puertas y apareciesen en un mundo mágico distinto? Me dirijo al sofá del lateral donde saco mi pequeña agenda salpicada de flores y anoto la necesidad de escribir un cuento con puertas giratorias; de fondo suena “True” en forma instrumental. Me paro a pensar un segundo y escribo. Una hermosa niña rubia me mira, le sonrío y me ofrece su piruleta, mi corazón se llena de burbujas y le devuelvo una sonrisa con un silencioso: “eres preciosa”.
Unas horas después, la puerta me devuelve a casa. Durante el camino me pregunto si realmente soy feliz o es sólo un convencimiento, un parapeto tras el que esconderme de tantas realidades. Miro al cielo gris lleno de nubes apretadas que se empujan para ser las primeras en descargar su preciado tesoro, cierro los ojos y en mi interior nace una respuesta que atribuyo al alma: “Eres feliz porque lo elegiste cuando no había nada más que eso o la desesperanza, a partir de ahí, sólo cabe subir” Sonrío para mis adentros, es cierto. No se puede ser feliz cada día, todo el día, los 365 días del año, pero se puede elegir cambiar el pensamiento cuando el que viene te está amordazando el corazón. Ser feliz es una elección, especialmente si el mundo exterior se hunde.
Alma, corazón, pensamiento, agradecimiento…., VIDA. Llenar los días de vida es todo cuanto se necesita, salir a buscar palabras, secar al sol lo que duele, no dejarse erosionar y continuar.
Me duermo, pero antes de eso las palabras de José Hierro vuelven a mi memoria:

He aprendido a no recordar.
Vine con nada apenas: un fósil
(tiene forma de corazón),
unas hojas rojizas de haya (Bucenwald,
disecadas entre las páginas de un libro).
Y paro de contar.
Fragmento de “Cantando en Yiddish”, del libro: “Cuaderno de Nueva York”


Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales. Número Registro Propiedad Intelectual:  1803146136805

1 comentario:

Diviértete en Casa Encantada y déjame tu comentario. Aquí hay un sitio para ti, quédate.